Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.

Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.

Kazuo Yamashita es un gris salaryman con una vida dura que un día presencia en un callejón un combate callejero en el que un chico joven arrasa a un tío con el porte de un armario empotrado.

Su vida cambiará para siempre cuando el presidente de su empresa, el grupo Nogi, le explique que desde el período Edo, muchos contratos de comerciantes y empresas en Japón se deciden en peleas callejeras ilegales y le pida ser el representante del chico que vio en el callejón, Tokita Ohma, un experto y duro luchador que no se anda con chiquitas.

Kazuo es un aficionado a los deportes de contacto, pero no está preparado para todo lo que le van a mostrar Ohma y los diferentes contrincantes que participarán en los combates Kengan, expertos en diferentes artes marciales y estilos de lucha. ¡La violencia y la sangre decidirán el futuro del grupo Nogi y de las luchas Kengan!

Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.

Tas una larga espera y adaptación anime en Netflix que volvió loco a más de uno, finalmente Ivrea se lanzaba a la piscina licenciando en España el manga Kengan Ashura (ケンガンアシュラ), obra original de Yabako Sandrovich y Daromeon, una epopeya de violencia y bizarrismo repleta de músculos y hostias inolvidables que desafían la realidad y la cordura.

Recordemos que Sandrovich comenzó a publicar su manga Kengan Ashura contando con las ilustraciones de Daromeon en 2012, y una adaptación anime se anunció en 2015 tras ser el ganador de votación en la web Ura Sunday de Shogakukan. La serie terminaba con un total de 27 tomos.

La primera temporada anime llegaba a través de Netflix bajo Larx Entertainment el 31 de julio del 2019, y una segunda temporada que contará con las finales del Torneo de Aniquilación y la conclusión de la historia original ya ha sido anunciado.

Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.

KENGAN ASHURA

Kengan Ashura es probablemente el manga de lucha más intenso que he leído en mucho tiempo. Y eso no es decir poco si consideramos la saturación de shonen de batalla que puebla el panorama manga general. Pero esta bestialidad de obra es capaz de ofrecernos pura y llanamente un torneo desde sus primeras páginas y aun así, conseguir que su salvajismo nos absorba en una espiral que no nos deja escapar.

La trama nos sitúa en el Japón actual, centrándose en un submundo en el que un montón de luchadores desarmados participan en combates uno contra uno, respaldados por corporaciones y magnates que se juegan en estos Combates Kengan contratos lucrativos, adquisiciones de obras de arte de gran valor y todo tipo de beneficios prácticamente inalcanzables.

La Asociación Kengan es la encargada de organizar esta guerra corporativa proporcionando a las corporaciones una solución "limpia" a sus disputas y encuentra su origen en 1715, cuando las batallas cada vez más violentas entre comerciantes llevaron a la intervención del séptimo shogun del shogunato Tokugawa, Tokugawa Ietsugu, ordenando a los empresarios que resolvieran sus problemas mediante peleas rituales mediante un campeón seleccionado por cada una de las partes afectadas.

Un juicio por combate que se ha extendido hasta el día de hoy.

Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.

En este planteamiento tan demente conocemos al personaje principal, un luchador llamado Tokita Ohma de origen incierto, pero cuya capacidad para la batalla es indudable. Obsesionado por ser el guerrero más fuerte y completamente ajeno a la moral de la sociedad, Ohma se muestra constantemente como una bestia solitaria instintiva e impulsiva, un macho alfa imparable cuyo único objetivo es liquidar a todos sus rivales.

Tras su descubrimiento, este Ashura es fichado rápidamente por el presidente de una empresa llamada Grupo Nogi para ser su campeón en los Kengan, otorgándole la oportunidad de medir sus fuerzas con todo tipo de oponentes sedientos de sangre, cada uno con movimientos únicos o habilidades casi inhumanas que convierten cada combate en una nueva locura repleta de músculos, sangre y masacre.

Las batallas son vistas principalmente a través de los ojos de Kazuo Yamashita, un salary man don nadie que trabaja en el grupo Nogi quién, por cosas del destino, termina encontrándose a cargo de cubrir las necesidades de esta bestia, lo que seria una persona normal y mediocre que, poco a poco, ve como su cordura cae frente a lo que se ve obligado a presenciar al acompañar a Ohma en su viaje.

Un viaje que, además, poco a poco nos va mostrando el misterio que rodea al pasado de Ohma y la verdad sobre la sangre que corre por sus venas.

Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.Reseña de Kengan Ashura, de Sandrovich Yabako y Daromeon - Ivrea.

El artista detrás del manga es Daromeon, cuyo estilo no para de evolucionar a lo largo de la historia. Las peleas ásperas y rápidas de los capítulos iniciales evolucionan lentamente hacia peleas más dinámicas y pulidas con muchas más splash pages a medida que avanza el manga, cobrándose espectacularidad poco a poco. 

En sus manos, los atributos físicos de los personajes son llevados a un dominio inhumano e incluso monstruoso, con una buena cantidad de arte detallado y mucha destrucción y sangre, siempre en compañía de las expresiones faciales más locas que hayamos visto en mucho tiempo.

Si buscas algo brutal, Kengan Ashura tiene dos tazas.