Manga: Reseña de Black Butler (Kuroshitsuji 黒執事) vol.28 de Yana Toboso - Norma Editorial

Una de las novedades lanzadas este febrero de 2020 por parte de Norma Editorial fue el esperado volumen 27 de Black Butler (aka Kuroshitsuji 黒執事), en el cual la obra, tras la alucinante revelación del tomo anterior, nos presenta probablemente el tomo más importante hasta la fecha. Eso sí, os avisamos que lo que sigue contiene grandes SPOILERS, por lo cual si no estáis al día con la saga os sugerimos que no sigáis leyendo.

Reseña de Black Butler (Kuroshitsuji 黒執事) vol.28 de Yana Toboso - Norma Editorial

Este volumen reúne los capítulos 140 al 147 del manga a lo largo de 176 páginas en blanco y negro y dos a color que son recopiladas en un formato tankoubon impecable, gemelo absoluto de su homónimo japonés.

Black Butler (aka Kuroshitsuji 黒執事) es un manga escrito e ilustrado por Yana Toboso. Desde su estreno en el 16 de septiembre de 2006, ha sido publicada bajo la editorial Square Enix en su revista de manga y del género shonen Monthly GFantasy.

La serie sigue a Sebastian Michaelis, un demonio mayordomo que está obligado por un contrato sobrenatural servir a Ciel Phanthomhive, el líder de la noble y misterios familia Phantomhive, de solo doce años de edad.

Reseña de Black Butler (Kuroshitsuji 黒執事) vol.28 de Yana Toboso - Norma Editorial
Black Butler (Kuroshitsuji 黒執事) vol.28
En anteriores números nos encontrábamos ante una enorme sorpresa cuando, al llegar la hogar de los Phantomhive, Ciel se encontraba con otra persona exactamente idéntica a él que clamaba ser el auténtico Ciel Phantomhive y, por lo tanto el heredero real de la vida que nuestro protagonista ha estado disfrutando hasta ahora.

Con este giro tan brutal, Yana Toboso nos arrojaba a un flashback quince años al pasado, recorriendo la niñez de los dos gemelos descendientes del linaje Phantomhive, uno que heredaría el título noble y las tierras, y otro enfermizo que es el muchacho que hemos conocido hasta ahora... una historia que nos llevaba hasta el fatídico día del masacre en la mansión y posterior secuestro de los mismos, que terminaría con la muerte del heredero y la invocación de Sebastian por parte del protagonista, consumando su pacto con el demonio que ahora se encuentra a su servicio.

Pero si el Ciel original murió durante aquella noche... ¿Cómo ha regresado a la mansión?

Reseña de Black Butler (Kuroshitsuji 黒執事) vol.28 de Yana Toboso - Norma Editorial
Por supuesto el culpable no tarda en revelarse ante los presentes, y como no podía ser de otra forma, se trata de El Enterrador, el misterioso personaje que ya hemos visto manipular varios de los últimos eventos desde las sombras, y quién claramente guarda una estrecha relación con los Phantomhive que le ha impulsado hasta el punto de traer de vuelta al heredero.

Con absolutamente todo en su contra, Ciel y Sebastian se ven detenidos por las autoridades al ser acorralados como los culpables de todos los crímenes sucedidos, acusado Ciel de ser aquel que se esconde tras el nombre de Sirius.

Con todo en contra y arrojado al barro, ahora aquel al que conocíamos como Ciel Phantomhive debe comenzar desde cero para poder recuperar todo aquello por lo que ha estado luchando estos últimos años.

Tanto sus logros como aquellas personas de confianza que le habían apoyado, ahora se escurren entre sus dedos para dejarle absolutamente nada.

Reseña de Black Butler (Kuroshitsuji 黒執事) vol.28 de Yana Toboso - Norma Editorial
Tomando como partida de nuevo comienzo las propias cloacas, nuestros protagonistas dan inicio a una nueva batalla en la que Ciel (el falso), está dispuesto a todo.


Todo esto por supuesto, en compañía de sus maravillosos trazos, que sin lugar a dudas mejoran volumen a volumen para maravillarnos cada vez más con su esplendido arte gráfico.

Ahora tendremos que esperar al siguiente tomo, mientras nos roemos los nudillos a la espera de ver que sucede con los gemelos Phantomhive.

El final se acerca cada vez más a una historia que no deja de tornarse más, y más interesante en cada nuevo volumen, ahora con el añadido de habernos ofrecido un redescubrimiento del protagonista que no esperábamos para nada.