Manga: Review de Yona Princesa del Amanecer Vol. 20 y 21 - Norma Editorial


Hoy os traemos la reseña de los tomo 20 y 21 de Yona Princesa del Amanecer o Akatsuki no Yona 暁のヨナ.


Yona Princesa del Amanecer es un manga escrito por Mizuho Kusanagi, mangaka conocida también por otros de sus mangas tales como Mugen Spiral o Yoiko no Kokoroe.

Yona princesa del amanecer trata de la historia de la princesa del reino de Kôka, Yona. Hija única y criada bajo los atentos cuidados de su padre, el rey, y de su escolta Hak, el día de su aniversario su destino cambia por completo.

El tomo empieza con Yona y Lili llegando al país de Sei. Han sido secuestradas (como muchos otros) para ser usadas como mano barata para construir una fortificación en Sei. Esta fortificación la pretenden usar en Sei para defenderse y para atacar al clan del agua, ya que quieren iniciar una guerra con el país. Además, para que los esclavos duren más tiempo, a estos se les proporciona alcohol con nadai en vez de agua. Por suerte Yona y Lili lo descubren antes de beberlo. Mientras tanto Hak y los chicos (así como las guardaespaldas de Liki) vuelven a la posada y descubren que las muchachas han sido secuestradas. Tras un interrogatorio al dueño del local, van en busca de ellas. Como descubren que en realidad hay dos fuertes, y no saben en cual de los dos están las muchachas, deciden dividirse en dos equipos: Jae-ha, Zeno y Ayuda por un lado, Yoon, Hak, Kija y ShinAh por otro. 


A su vez Tetra va a informar al padre de Lili de la situación, y para su sorpresa, se topa con que Soo-Woon y los jefes de todos los clanes están allí ya esperando para atacar los fuertes. En cuanto estos descubren que Lili ha sido capturada, la estrategia cambia; deben ir a rescatar a la joven y parar los pies al imperio de Sei. En la actualidad este imperio cuenta con tres emperadores y es muy inestable, así que atacar el clan del agua parece una estrategia para hacerse notar como imperio.

Mientras tanto Yona y Lili atacan a un guardia por la noche (Lili lo apuñala) y huyen a su suerte. Lo que no saben las jóvenes es que han ido a rescatarlas en grupos, por lo que no llegan a toparse en ningún momento con ninguno de sus compañeros. Más bien al contrario; cuando huyen al bosque, son atrapadas por un grupo de soldados que se dirigen a las fortificaciones. 

Ambas fortificaciones son atacadas por Soo-Woon y los cuatro clanes, y por primera vez, Soo-Woon conoce a ShinAh y a Kija de cerca. También se topa con Hak entre los muros. Parece que al tener un mal común, deciden unir sus fuerzas a regañadientes, sobretodo Hak. Kija comenta que Soo-Woon no le parece terrible ni una persona atroz para haber matado al padre de Yona, y ShinAh asiente, aunque deciden mantener el secreto y no decirle nada a Hak.

Mientras tanto, Jaeha y Zeno ya han procedido a la búsqueda de las muchachas, y con la pierna de Jaeha capaz de saltar a grandes alturas (literalmente volar) Zeno consigue divisar a la princesa y ambos acuden a su rescate. Zeno se queda peleando y huyendo de los soldados a pie, mientras que Yona se va con Jaeha en dirección a Lili. 

Soo- Woon llega a la otra fortificación y tampoco ve a las muchachas. No obstante, mirando las pertenencias de los soldados esparcidas por todos lados, se encuentra con el adorno del pelo que este le regaló a Yona por su 16 cumpleaños. Entonces es cuando definitivamente se da cuenta de que ella también está allí, no solamente Lili. Con sentimientos encontrados se reúne con los jefes de sus clanes para preparar el rescate de Lili. Llega uno de los emperadores de Sei a la fortificación y además han traído de vuelta a la a Lili así que decide ejecutarla públicamente por rebeldía. No obstante, ante la presencia de Hak y Ayura, aparece Soo-Woon. Los acontecimientos ocurren muy rápidamente y parece que todos consiguen verse: El emperador manda la ejecución de Lili, esta es ahorcada públicamente. Soo-Woon y los jefes de los respectivos clanes están demasiado lejos para llegar a salvarla, pero Hak se lanza como una bestia y consigue salvarla y soltar la cuerda. Soo-Woon se queda perplejo, así como los otros líderes (algunos todavía no conocían que seguía con vida). A su vez, Yona contempla todo desde la lejanía, ya que ella estaba en camino pero todavía demasiado lejos para llegar.

Una vez acabado el rescate, tanto Hak con los dragones como Soo-Woon con sus líderes consiguen reducir casi mil soldados a nada. El emperador de Sei debe rendirse e ir prisionero con Soo-Woon a Kôka. Doo-Joon, el guardaespaldas de Soo-Woon entra en cólera al ver que si rey está dejando marchar a Hak y compañía y e intenta atacarle. Soo-Woon le dice que no es el momento, que después de haber reunido a los 4 clanes, si Hak moría, entrarían en crisis ya que perderían el apoyo seguro del clan del aire y quizá el del agua o el de la tierra. Hak por su parte, decide ir a los brazos de la princesa para comprobar como está; por una vez consigue reprimir su odio. 

De esta manera y sin despedirse los dos grupos se separan. Yona y compañía necesitan recuperarse tras la batalla.

Por la noche, Yona no puede dormir y decide ver qué está haciendo Hak, que como de costumbre, no está durmiendo. Es por primera vez consciente en mucho tiempo de que está sucia y que quizá huele mal, parece que ha tomado consciencia de sus sentimientos por Hak. Por desgracia nada ocurre entre ellos, aunque ya se nota que va quedando menos para que uno de los dos de por fin el paso. No obstante, este paso no lo llegaremos a ver en estos tomos, ¡tendremos que esperar un poco más para ver un beso entre Hak y la princesa!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...