Manga: Review de Nibiiro Musica de Kemeko Tokoro - Editorial Ivrea

Durante el mes de Octubre la editorial Ivrea lanzó al mercado el primer tomo de una de sus nuevas series de manga Yaoi que se unen a su extensa colección, siendo en esta ocasión el turno de Niibiro Musica, una preciosa obra que viene de la mano de Kemeko Tokoro y nos muestra la romántica historia de amor entre dos amantes de la música.

Manga: Review de Nibiiro Musica de Kemeko Tokoro - Editorial Ivrea

El tomo cuenta con un formato calcado al japonés, siendo editado en rústica con sobrecubiertas extraibles en las que podemos ver a nuestros dos protagonista sobre un fondo mate satinado de lo mas elegante. En su interior encontraremos 200 páginas en blanco y negro con un tamaño de 13 x 18cm. Para aquellos que quieran conseguir este primer número, se encuentra a la venta en librerías, tiendas especializadas y tiendas de cómics.


Nibiiro Musica
Manga: Review de Nibiiro Musica de Kemeko Tokoro - Editorial IvreaDiez años han pasado desde que Takuma perdió el contacto con su mejor amigo Yuki. Este había viajado a Italia para convertirse en un famoso violonchelista pero tras unos años de correspondencia por carta, Yuki desapareció y Takuma dió por perdida su amistad sin entender el porqué de este súbito cambio. 

Ahora, Takuma trabaja como asistente terapéutico, intentando facilitarles la vida a sus pacientes. En cierta ocasión, atiende a un músico que ha sufrido un accidente en los ojos que le obliga a tapárselos con vendas durante el día, hasta que se lleve a cabo su cirugía

La relación entre los dos es cómoda y sencilla hasta que Takuma ve un CD de música de chelo que le hace revivir su adolescencia, cuando le consulta al respecto a su paciente, él le responde que se llama Kujo Katsuyuki y que se dedica a eso. Takuma no puede creer lo que oye: ese es el nombre completo de Yuki , su mejor amigo. 

Manga: Review de Nibiiro Musica de Kemeko Tokoro - Editorial Ivrea
Nervioso ante la situación en la que se encuentra Takuma decidirá ocultar su identidad y de esta forma hacer más llevadera su terapia, pero la gran sorpresa llegará cuando Yuki le explique que ese CD le recuerda a su amor no correspondido que vivió en su juventud.

Dicho esto, nos encontramos ante una historia de amor y melancolía en la que los personajes no solamente no se atreven a revelar sus sentimientos, si no que temen dañar a la persona  al que más aman con ellos, siendo por lo tanto el clásico tira y afloja adolescente representado de una forma tierna y delicada.

Los personajes forman un bonito dúo de intenciones y su actitud humana y cercana nos atrae a la lectura de este primer volumen, aunque sepamos que el segundo seguramente incluya más drama que el que ahora tenemos entre manos. 

Por suerte el impedimento de uno de los protagonistas para avanzar ha sido solucionado en este primer número por lo que al menos es un drama menos que se deberá afrontar.

Manga: Review de Nibiiro Musica de Kemeko Tokoro - Editorial IvreaComo curiosidad, aunque se trate el tema de la homosexualidad y del romance masculino, en esta historia no encontramos apenas signos de rechazo hacia esta tendencia sexual, lo cual  nos sorprende y nos agrada a partes iguales.

Si bien, como curiosidad este tomo puede engañar un poco con su portada ya que el dibujo de Kemeko Tokoro tiende a ser muy aniñado. En mi caso al menos esperaba encontrar un romance entre profesor y alumno, pero la sorpresa ha sido en mayúsculas cuando tras las primeras páginas se explica que ambos personajes tienen la misma edad.

Quizás esperando aportar un punto de sofisticación al maduro Yuki, o simplemente creando un personaje que contrasta enormemente con el protagonista Takuma, se crea esta extraña apariencia de alumno y profesor que aunque falsa resulta agradable para la vista.

La verdad es que tras acabar este primer volumen bien se podría cerrar la historia de una forma un tanto agridulce, pero sabiendo que vienen otros tomos detrás solo podemos esperar que el final sea tan bueno como este dulce principio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...