Una lectura a Corea del Norte: Puerta abierta al país más enigmático del mundo, de Marc Bernabé.


Hoy hemos tenido el honor de recibir el nuevo libro de Norma Editorial titulado Corea del Norte; Puerta abierta al país más enigmático del mundo, de Marc Bernabé.

Corea del Norte: Puerta abierta al país más enigmático del mundo, de Marc Bernabé.

Lo primero que nos ha sorprendido es el autor: Marc Bernabé es un autor de renombre en España tanto por sus obras como por sus traducciones de mangas, pero es un japonólogo, por lo que no necesariamente debería ser un especialista en Corea y sus conflictos. Sin embargo, la obra está escrita con sumo cuidado y demuestra un amplio conocimiento sobre los conflictos de las dos Coreas y su historia, así como su cultura. Todo esto gracias al viaje que realizó Marc a este país. Sin duda una obra que recomendamos a todos los que quieran acercarse un poco más a conocer este país tan hermético y desconocido.

Nada más abrir el libro podemos observar el mapa de Pyongyang en la contracubierta. Es difícil encontrar un mapa en español que esté bien traducido y fonetizado a nuestra lengua, ya que por lo general, el coreano se romaniza a través del inglés y no suena igual que se lee, por lo que a los españoles les supone una dificultad. No obstante, el mapa es claro y bien traducido, y podría servir perfectamente como guía de viaje. En la contraportada trasera, vemos el mapa completo de las dos Coreas y su frontera. 

Corea del Norte: Puerta abierta al país más enigmático del mundo, de Marc Bernabé.

Marc señala y aboga por hablar de Corea como solo un país, que siempre ha estado unido y que comparte una lengua y una cultura. El hecho de que esté separado es una anomalía. De hecho comenta que en ocasiones decir norcoreano puede llegar a ofender y a disgustar a la gente en general ya que Corea del Sur no se llama así en Corea del Norte, sino que la denominan “País de los grandes Han” nombre oficial en japonés de la república coreana. (Daehan Minguk). Es por eso que en Corea del Norte se aboga por hablar del país como uno solo. 

Marc también hace una pequeña referencia a cómo viajar a Corea del Norte: es más sencillo de lo que parece, pero nunca se puede viajar por libre, se ha de solicitar permiso previo y siempre te asignarán dos guías y un conductor, nunca se viaja solo…
Anima a sus lectores a visitarla, ya que aunque no es el lugar ideal para ir de relax, es un país fascinante lleno de historia, política… Lo compara con la China de Mao, la URSS y los países de Europa del este antes de la caída del Telón de Acero, en otras palabras, es como una visita al pasado. 

El autor, antes de empezar su relato, no duda en ponernos al día con conocimientos básicos de la RPD Corea. Habla un poco sobre la historia moderna y de cómo Corea se separó en dos por culpa de la guerra y cómo Estados Unidos y Japón intervinieron. Corea del Sur pasó por varias dictaduras hasta lograr una democracia y con ella un despegue económico impactante que alcanza nuestros días. Por el contrario, Corea del Norte pasó por décadas de prosperidad gracias a sus relaciones con China y la URSS. Fue a partir de los 80 que que la gran mayoría de países comunistas se vinieron abajo y Corea del Norte se quedó aislada. En los 90 una fuerte hambruna invadió el país, hoy recordada como “La Ardua Marcha”. Aunque muchos países vaticinaban el final de Corea del Norte, ha sabido mantenerse en pie hasta nuestros días. 

Corea del Norte: Puerta abierta al país más enigmático del mundo, de Marc Bernabé.

También hablan de los tres líderes supremos: abuelo, padre e hijo. Los tres gozan de amor y respeto supremo de su pueblo. Los nombres son conocidos en todo el mundo: Kim Il Sung (1912-1954), Kim Jong Il (1941-2011) y el actual Kim Jong Un (1982 -).

También es de suma importancia hablar y entender cómo Corea del Norte ve a Japón (desprecio y odio) y de cómo Japón percibe Corea de Norte (como una amenaza para la estabilidad y seguridad nacional). La RPD de Corea es una potencia nuclear, como ya ha demostrado con sus varias pruebas de misiles. Esto preocupa no solo a Japón, si no al sur y a muchos países de todo el mundo. 

Hemos considerado un detalle que se  haya molestado en explicar también cómo funciona el alfabeto coreano y haya añadido una tabla básica para poder leer este idioma. Esto puede ayudar todo valiente que quiera probar a leer las fotografías que aparecen durante todo el libro. Un punto super positivo y que nos ha encantado ver. 

Tras esta completa introducción al país más hermético del mundo, Marc empieza su viaje. La primera parte está dividiada por días. En cada capítulo va narrando qué visita y qué descubre cada día. 

En el primer día (7 de septiembre) narra su llegada pasando por Pekín. Nos habla de la insignia de lealtad con los retratos de alguno de los dos grandes líderes ya fallecidos, en color rojo, que todos los norcoreanos llevan. El pin tiene fondo o rojo o blanco. Estos pines son un regalo del gobierno a todos los norcoreanos de más de 14 años. Hla llay varios modelos a elegir. Si una persona no lleva la insignia, es casi seguro que es extranjero, le comenta el guía. 

Corea del Norte: Puerta abierta al país más enigmático del mundo, de Marc Bernabé.

El aeropuerto de Pyongyang es nuevo e impoluto. El control de pasaportes es rápido así como la entrega de maletas. En seguida llegan los guías y llegan al hotel. En cuanto a las fotografías, Marc se sorprende que al contrario que antaño, parece que apenas hay restricciones. 

El segundo día ( 8 de septiembre) Marc habla de la sociedad y la política del país. Los actos oficiales que deben hacer, una pequeña rueda de discursos que simula una pequeña “ONU”.
También nos introduce la idea de “juche” (idea de independencia política) y por último de un museo bastante novedoso para el turista occidental: el museo de armamento del KPA. Es un museo gigante e imposible de visitar en un día, ya que según el guía se necesita una semana entera.  Nada más entrar, se encuentran con una estatua de Kim Jong Il, el cual reverencian imitando al guía. No es la única que encontrarán a lo largo del viaje.

El tercer día (9 de septiembre) nuestro autor se centra en narrar su experiencia y conocimientos sobre los desfiles militares y la gimnasia de masas del país. Las fotografías que este logra realizar son cuanto menos impactantes y sorprendentes. También se encuentra con el famoso actor francés Gerard Depardieu, el cual se encontraba también de visita. Por último, nos cuenta su experiencia en los “mass games”. Son unos espectáculos artísticos en grandes masas. Combinan danza, teatro,  gimnasio, canto… Una vez más las fotografías son espectaculares, pero no parecen ser capaces de captar toda la magnitud y belleza de este evento.

El 10 de septiembre, Marc se centra en Panmunjom, también conocida como la Zona Desmilitarizada o DMZ. Aprovecha para hablar de la división de las Coreas una vez más y de las tensiones latentes en la actualidad. También habla del incidente de las hachas, un accidente que ocurrió en 1976 y que podría haber terminado en otra guerra entre las dos Coreas. 

El 11 de septiembre se habla de uno de los colegios que visitó el autor así como las manifestaciones. A partir de este día Marc comenta que su viaje se vuelve algo más “normal” ya que a partir de este día, todo lo que verán es lo típico que se enseña en las visitas guiadas. 

En el día 12 se habla de compras, cine y tipos de moneda y cambio. El día 13 narra algunas representaciones infantiles observadas, así como granjas cooperativas visitadas. Marc también hace una especial mención al hotel Ryugyeong y una vez más habla sobre la Guerra de Corea.

El 14 de septiembre Marc sale de la RPD de Corea. En este capítulo habla sobre los sentimientos generales tras todo el viaje, su visitar al monte Paektu y habla sobre una hipotética reunificación de las dos Coreas. Aunque debería ser posible una reunificación, y mucha gente lo desea, no es un tema sencillo ni fácil de lidiar. 

Tras este diario de viaje, empieza la segunda parte del libro, el cual de repente se remonta al 4 de abril de este año (2019). Es decir, Marc ha vuelto a Corea, unos pocos meses después de su primer viaje en septiembre.  En este capítulo muestra sus sentimientos acerca de volver al país, y de  algunos reencuentros. También habla sobre el ataque de la RPDC que hubo en Madrid el 22 de febrero de 2019. Sobre este altercado no hay una versión definitiva de los hechos, si no que hay dos versiones diferentes: el primero, un ataque planeado por el FBI y Corea del Sur. El segundo, un grupo de disidentes de Corea del Norte. Todavía no se sabe qué paso. 

El 5 de abril es el día para visitar el Monte Myohyang.  Primero de todo van a la colina Mansu a visitar las estatuas de Kim Il Sung y Kim Jong Il. Después llegan al Monte en donde visitarán el templo Pohyeon. 

El 6 de abril es días para regresar a Pyongyang. Marc aprovecha el día y se levanta muy temprano (6.45 de la mañana) y descubre que en la gran avenida hay gente limpiando las calles. La gente tiene asignada pequeñas “parcelas” o trozos de tierra de las cuales son responsables de limpiar, y en esa hora la gran mayoría se encuentra adecentando la gran avenida. Tras hacer un poco de running Marc se dirige a la exhibición de las tres revoluciones. 

El 7 de abril también está dedicado a Pyongyang. Es un día más “tranquilo” en donde participa en una maratón de masas, de tiro al blanco y se va de compras. 

El 8 de abril sale de Pyongyang y se dirige a Wonsan. Marc narra su viaje como “aburrido” y pesado y con ganas de volver a casa. Visita unas pistas de esquí y logra llegar a la ciudad portuaria de Wonsan, donde visita el pueblo y se encuentra nuevamente con las grandes estatuas de los líderes. Aprovecha este día para hablar un poco sobre la gastronomía coreana.

El 9 de abril toca visitar Kumgangsan, no sin antes ver amanecer en Wonsan y hacer  un poco de ejercicio y pasear. Tras el desayuno se dirigen a las montañas de Kumgang, no sin antes advertir la gran cantidad de checkpoints militares que hay. Una vez consiguen llegar, el paisaje se ve humilde, pero no extremadamente pobre como Vietnam, Tailandia o Filipinas. Marc comenta que si bien ve que la vida rural norcoreana es humilde, el mo ha observado signos de malnutrición ni pobreza extrema. Este comentario nos sorprende y nos hace replantear si realmente lo que ve es verdad o si tenemos una visión un tanto distorsionada de Corea del Norte.  

Desde la montaña, se pueden ver algunas aldeas. Hace algunos años, en este mismo lugar algunos surcoreanos tenían permitida la visita. Esto era parte de una estrategia política llamada “sunshine policy” que pretendía apaciguar las tensiones entre las dos Coreas. Esta política cosechó grandes éxitos y fracasos: hoy en día la industria y el turismo está cerrada para los surcoreanos. Estos ya no tienen acceso como tuvieron hace algunos años. Pero Marc comenta que el nuevo presidente surcoreano Moon Jae-In, parece que con su actitud pacificadora, podría reavivar el turismo en este lugar si ambas Coreas consiguen volver a llegar a un acuerdo. 

Las montañas de Kumgang, aunque impresionantes, se hacen pesadas y agotadoras a nuestros viajeros.  

El 10 de abril será el último día narrado por Marc. Regresa a Pyongyang en donde una vez más, se despide de todos y nos habla de su experiencia en general y sus conclusiones. Su experiencia en general es muy buena, siempre le han tratado bien, aunque todo el viaje fue tenso y tenía miedo de meter la pata en cualquier momento. Por último y para despedirse, habla sobre la propaganda socialista. 

Como conclusión y tras la lectura de este libro, lo vemos como un buen punto de partida para conocer un poco más sobre Corea del Norte. No obstante, debemos recalcar que es un libro en el que se narran las experiencias de Marc, desde un punto de vista íntimo y personal, no del todo objetivo. No es un libro de historia ni de política, pero sí que es un buen comienzo para acercarnos un poco más al país más desconocido del mundo. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...