Juegos de Mesa: Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Hola chicos, ya estoy de vuelta una vez más. ¿Qué tal el confinamiento? ¿Habéis hecho mucho pan? Os escribo unas líneas para seguir por donde lo dejé: Esta vez toca juegos sin continuidad. Desde juegos que no tuvieron mucha tirada hasta algunos que fueron directamente a vender figuras, lo empaquetaron con unos cartones bonitos y a la cosechadora (de euros).

Es verdad que esta premisa sonaba fácil y sencilla, pero si por algo que se me conoce es por tener la capacidad organizativa de Homer Simpson y lo que parecía una tarde apacible escribiendo sobre dos o tres juegos se ha convertido en una búsqueda a cuál más loca por juegos editados en el pleistoceno por Games Workshop. De verdad, he flipado mucho. Conocía unos pocos de lo poquito que llegó a España, pero hay más, muchos más. Así que catalogaré este artículo como buenamente se merece: En eras frikológicas en función del año en el que se publicó. No me centraré tanto en si han tenido continuidad o no, improvisemos un poco ¿no? ¡Soltémonos el pelo! Vamos a ver que sale de toda esta búsqueda, sacad unos pinceles de esos de arqueólogo, el martillito ese en el que Tim Robbins hacía un agujeraco por el que podía pasar un Bulldozer en Cadena Perpetua, una camisa del Coronel Tapioca y sumerjámonos en la arqueología de Games Workshop ¡Vamos allá!

ERA CENOZOICA
La más actual, la que muchos habréis sabido de su existencia o como poco os sonará. La época actual. Nada sorprendente pero no está mal, ¿no? Catalogados desde el 2001 hasta el 2020. (¡Veinte añacos, chavales! Me acaba de salir otra cana solo de pensarlo).

Deathwatch: Overkill (2016)
La élite de la élite del Adeptus Astartes reclutados de lo mejor de cada capítulo, luchan en las misiones más arriesgadas en pro del Emperador, mientras que el culto Genestealer, infiltrado entre la sociedad humana, planea el fin de la civilización tratando de enviar sus temibles flotas de tiránidos.

Se trata de una especie de Space Hulk y Necromunda venido a menos. Sirvió, entre otras cosas, para presentar las miniaturas de Deathwatch y las del culto genestealer. Solo por las miniaturas ya valía la pena. Además, resultó ser un juego bastante resultón. Tenía una gran ventaja: Un novato y un veterano podían jugar sin que quedara muy descompensado, puesto que la Deathwatch requería de una gran estrategia para poder ganar, mientras que el culto, bueno, pues iba en plan horda y disfrutaba como un enano sin tener que romperse mucho la cabeza.

La White Dwarf puso la guinda al pastel con algunas reglas para usar a los Militarum Tempestus del Astra Militarum.

Tiene el subtítulo de “Overkill” y con ese nombre no puede defraudar.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Dreadfleet (2011)
Recordando a aquel Man’o war de los 90, los de Nottingham se sacaron de la manga un juegazo (literalmente, era enorme). También fue un éxito y muy bien recordado. Tenía barcos de todo tipo: elfos, imperiales, enanos… y por el otro: barcos fantasmas, barcos funerarios de Khemri, orkos y un sinfín de bizarras combinaciones.

Tiene un 7 en BGG y una partida dura en torno a una hora. Algunos jugadores consideran que se trata de un tiradados, pero para otros es un gran juego de estrategia. En lo que están todos de acuerdo es que era innecesariamente grande.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Horus Heresy (2010)
El juego de mesa basado en… ¡oh sorpresa! En la Herejía de Horus. Un mastodóntico juego en el que dos jugadores llevan a los leales al Emperador y otro a los traidores, en el momento de la batalla de Terra. Con un sistema de combate por cartas y con unas cuantas miniaturas, como no podía ser de otra manera, está bastante bien tratado por los fans a lo largo de los años. Los fanáticos lo adoran… aunque hay otros pocos fans que no llegaron a entender sus liosas reglas y su laaaaaargo montaje. El problema es que en 2010 no abundaban las cuentas de YouTube sobre tutoriales de juegos que pudieran ayudar, si no lo entendías, lo jugabas mal durante años hasta que encontrabas a alguien que te lo explicaba adecuadamente. Solo para los muy fans de WH40K.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Inquisitor (2001)
Una extraña mezcla entre juego de rol y juego de miniaturas que se jugaba con “minis” de 54mm (lo de minis es un término contradictorio). Combinaba el combate con un toque narrativo. Las miniaturas eran impresionantes… a la par que incómodas. Obviamente no funcionaba con ninguna escenografía a la venta ¿Era necesaria esa escala? La parte buena es que podías personalizar al personaje bastante. Al final, el producto pasó sin pena ni gloria y fue descatalogado.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

ERA MESOZOICA
La más espectacular. Los dinosaurios de Games Workshop, criaturas que a día de hoy llaman la atención pero que ni por asomo te gustaría vivir esa época: Reglas complicadas, juegos largos y, sin embargo, tardes espectaculares. Es como haber vivido en el cretácico: espectacular pero a su vez un pequeño infierno.  Desde el 1991 al 2000.

Lost Patrol (2000)
Este juego para dos jugadores, daba a escoger entre un pelotón de marines exploradores y genestealers. En un tablero en el que iban apareciendo hexágonos con motivos selváticos, los héroes imperiales debían llegar al punto de llegada para ser recogidos por una lanzadera. El camino se dividía y los marines debían separarse para encontrar la salida. Los que se perdían no volvían a ser vistos…

El juego tiene una puntuación de 6,5 en BGG y bebe de gran cantidad de películas bélicas. Las partidas duraban entre 20 y 30 minutos. No era espectacular pero sí podía ser jugado por gran parte del público ajeno a Games Workshop que eso es mucho.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Mordheim: Ciudad de condenados (1999)
En el 1999 del calendario imperial, aparece un cometa con dos colas, la gente de Mordheim se regocija pues creen que es un buen augurio. Sin embargo, el cometa cae sobre la ciudad y la destruye por completo, llenándola, además, de piedra bruja por doquier. Los pocos supervivientes tienen mutaciones y diferentes bandas llegan para hacerse con esas piedras.

Juegazo donde los haya, con miniaturas preciosas, trasfondo cuidado, recordando un poco al mito de Sodoma y Gomorra. Lo malo es que requiere de mucha, mucha escenografía. Y eso lo hace algo muy poco práctico.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Gorkamorka (1997)
Después del éxito de Necromunda, los chicos de GW bebieron de más cine comercial y esta vez versionaron Mad Max al mundo de 40K: Orkos y Mad Max, ¿Qué podía salir mal? Con un reglamento muy similar al wargame que todos conocemos, hacía hincapié en las físicas de vehículos chocando o siendo abordados.

En la misma caja de Gorkamorka está todo lo que necesitas para jugar (puede que algún tapete desértico faltara, pero estoy hablando desde la perspectiva de un wargamero del 2020, antes no se necesitaban esas cosas). Y aquí he visto de todo, cualquier cosa tenía cabida si era divertido. Desde bandas de mexicanos, a bandas de nazis, maquetas de Citroën 2CV “orkizados”, barcos con orugas, partidas en las que “Gorkiana Yonz” debía hacerse con un camión con una reliquia antigua y para ello tenía una pistola y un látigo…

Podías comprar una maqueta de un coche de juguete (¡tenían la misma escala!), lo “orkizabas” y tenías media banda hecha. También había humanos que estaban locos y se creían orkos y otras cosas locas. Muy recomendable incluso a día de hoy.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad
¿Lo veis? No mentía


Battlefleet Gothic (1999)
En un mundo de ciencia ficción, las naves debían salir por algún lado, y aquí entró Battlefleet Gothic, un juego que recreaba la guerra naval. Cuando salió me fascinó, pero no jugué a él hasta hace muy poquito, veinte años después. Básicamente el precio de las naves era prohibitivo. Era muy, muy caro; incluso para los estándares de GW. La parte buena, pues que no se requería casi escenografía… y, sobre todo, porque es un juegazo, pocas veces me lo he pasado tan bien jugando a un juego de mesa. Pocas miniaturas y un peso en la estrategia brutal.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad
Aquí habían 200€ tranquilamente


Gobbo’s banquet (2000)
Juego sencillo, al estilo de Lost Patrol pero en malo. Básicamente bandas de goblins que deben coger bichos para poder comer. Demasiado sencillo para el estándar de amante de Games Workshop. Quizás para introducir al mundo de Warhammer a tu hijo de 10 años podía valer (era el tabaco light de la época, ese que servía para enganchar a los malotes de instituto en los 90).
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Warhammer Quest (1995)
El heredero de Advanced Heroquest y esta vez en el mundo de Warhammer fantasy. Ah amigo, acabas de poner el ingrediente secreto en la mezcla. De este juego hay auténticas legiones de fanáticos que a día de hoy lo recuerdan… ¡y es de hace 25 años! Las miniaturas eran excelentes, incluso a día de hoy, ¡y había cientos! Incluso un príncipe demonio de Khorne. Salieron varias cajas de personajes protagonistas y un par de ampliaciones… Más otra hecha por fans en 2010.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Bommerz over da Sulphur River (1998)
De este juego no tenía ni la más remota idea de su existencia. En “Bombarderoz zobre el río Zulfurozo”, un jugador lleva una escuadrilla de bombarderos orkoz dispuestos a acabar con algunos puentes importantes imperiales, mientras, el otro jugador, lleva la defensa antiáerea, llevando también a valerosos pero superados en número, cazas Thunderbolt. Traía miniaturas de Epic 40K. Fue relanzado siete años después en un PDF gratuito.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Brewhouse Bash (1998)
Juego de peleas de bar en un planeta orko. Gana el último en quedar en pie. Salió en una White Dwarf, una de esas pequeñas joyas que no valen para nada pero te alegran la vista. Aún así, como el mundo geek es sorprendente y siempre hay alguien más friki que tú, alguien ha hecho el bar de Brewhouse Bash en 3D.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad
¿Lo veis? No mentía


Doom of the eldar (1993)
La premisa del juego es sobrevivir al ataque tiránido a una nave hogar eldar. El tablero era bastante majo, no solo para la época, incluso ahora. Fichas (es un wargame) decentes y un sistema de juego bastante balanceado. Según dicen los que lo jugaron (aquí no llegó ni por asomo), una de las joyas de Games Workshop. Algún geek fan de los Tau ha hecho un fanmade con esta facción.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Man o’war (1993)
La versión marítima de Warhammer Fantasy. Cada facción en ejército de tierra estaba representada en Man o’war y cada flota tenía su forma característica de luchar. Salieron dos ampliaciones, una de flotas del caos (Plaguefleet) y otro (Sea of Blood) amplió el reglamento con velocidad del viento, monstruos marinos y la inclusión de la flota nórdica.

Los que llegaron a conocer y disfrutar este juego les recordó a Battlefleet Gothic, tanto en su forma de jugar como en su calidad. No eran reglas complicadas y los turnos eran dinámicos. Un juego hecho en los buenos tiempos de Games Workshop.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Dragon masters (1991)
Los jugadores son príncipes competidores en la patria élfica. Los jugadores tienen que gestionar una economía basada en pueblos y ciudades mientras reclutan dragones para derrotar a sus enemigos. Un juego raro para la época, recordado por algunos, sigue habiendo fanáticos de este juego, en general pasó sin pena ni gloria, pero es bueno saber que sigue siendo recordado por algunos.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


ERA PALEOZOICA
La era donde más especies hubieron… y donde más se extinguieron. La vida era muy dura en esta época, no había mucho oxígeno, ni tierra, si me apuras. La vida estaba bajo las profundidades, sin ser vistos desde la superficie, como los jugadores de aquella época.

Chivalry (1990)
Otro juego salido en White Dwarf. Un simple juego de cartas. Bàsicamente las cartas son posiciones de combate de caballería medieval. Partidas cortas, ilustraciones feas. Juego olvidable pero que sirve para echar unas manos rápidas antes de empezar una partida más seria.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Advanced Heroquest (1989)
La versión PRO del Heroquest. Tenía algunos cambios importantes respecto a su hermano pequeño: Había escuelas de magia, las mazmorras se hacían de forma aleatoria. Aquí vino de la mano de Diseños orbitales. White Dwarf puso de su parte con una docena de escenarios de lo más variopinto. 6,8 en BGG, no está mal.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Blockmania (1987)
Un juego de estrategia en el mundo de Juez Dredd. Cada jugador lleva una comunidad de vecinos violenta y armada y debe hacer pintadas y acabar con otros miembros de otra comunidad de vecinos. Partidas de ¡3 horas! Con mucho cartón como mandaban los cánones de la época, tuvo dos ampliaciones: Megamania para 3-4 jugadores y Happy Hour, un suplemento de cuando la White Dwarf valía para algo.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Battlecars (1983)
Un juego futurista post-apocalíptico con coches armados al más puro estilo Deadrace… o al más puro estilo Car Wars, un juego que salió un par de años antes y que trataba exactamente de lo mismo. No fue la mejor decisión de Games Workshop.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Towerblox (1982)
Pues básicamente un jenga de toda la vida. ¡Pim-pam fuera! Ni tan solo un jenga del imperio en el que comandas valerosas piezas de madera en post de la torre más alta, ¡Qué va! Simplemente un jenga.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad
"The suspense building game" Claro que sí, campeón, claro que sí.


Rogue Trooper (1987)
Cada jugador lleva a un soldado superviviente de una batalla que resultó ser una matanza. Deben sobrevivir y a su vez encontrar al traidor que los ha llevado a la situación en la que están, para ello deberán encontrar las pistas para encontrarle, también podrán coger equipo y munición para prepararse para el encuentro final. El juego tenía una baraja de Rogue que daba resultados bastante divertidos y bastante aleatoriedad.
Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Chaos Marauders (1987 y 2009)
Un juego creado por Games Workshop a mediados de los 80 que coloca a cada jugador en la posición de un general orco que debe reunir a sus tropas en tres líneas de batalla en preparación para atacar a los enanos. Cada jugador comienza con una baraja de cartas en blanco que se llena lentamente con cartas que representan diferentes unidades de orcos, goblins, máquinas de guerra y tesoros. Cada carta tiene sus propias reglas que afectan el juego. El juego acaba cuando uno de los jugadores completa la tercera línea de batalla.

Por lo que he visto, no es un juego muy recordado, pasó sin pena ni gloria y aquí a España ni se le vio venir.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Talisman (1983)
 Todo un clásico que sobrevive a día de hoy. Este sistema de juego te lleva por varios “anillos” en el que el jugador debe enfrentarse a criaturas del anillo exterior, más fáciles y llegado el momento pasar al siguiente anillo, donde ahí se enfrentará a peligros mayores, así hasta que llegue al centro del tablero y consiga su objetivo.

Este sencillo juego ha tenido varias ediciones ya, e incluso algunas apócrifas como Batman o Kindom Hearts sacado el año pasado. También hubo uno de WH40K bastante decente.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Railway Rival (1979)
Muy parecido en temática a Aventureros al tren. Ya en los feos años 70, los de Games Workshop ya apuntaban maneras y cada jugador tenía su tren en miniatura. Salieron multitud de expansiones y juegos especiales como Ralway Rival Alemania, Japón, Italia, Irlanda o Europa… Exactamente igual que el Aventureros al Tren, los jugadores debían hacer rutas por lugares indicados antes de que viniera el rival y te la robase.

Este juego, fue una reedición del mismo juego del año 73. Ambos tenían tableros con casillas hexagonales y era… bueno, eran los años 70, una época poco recordada por su calidad gráfica.

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad

Juegos de especialista de Games Workshop (5): Juegos sin continuidad


Y hasta aquí hemos llegado hoy. Los juegos de Games Workshop han tenido gran variedad de temáticas (bueno, lo cierto es que no) y de estilos de juego, desde serios y épicos como la actual, hasta juegos de señor mayor con mucha ficha de cartón y poco grafismo, pasando por su época de oro, los 90, más desenfada y divertida.

Sí, sí, ya sé que me diréis, que falta Epic 40,000 y Warmaster. Vale, cierto. Pero es que esos los comentaré aparte. Otro día si eso. No sufráis.

Nos vemos en el mes que viene, en la próxima plaga bíblica.
















































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...