Manga: Reseña de One Punch-Man (ワンパンマン) vol. 21 de One y Yusuke Murata, Ivréa

Este pasado 6 de febrero IVREA lanzaba al mercado el tomo 21 del aclamado y venerado shonen de lucha/comedia ONE PUNCH-MAN, siguiendo muy de cerca el lanzamiento japonés de dicho número y asegurándose de seguir ofreciendo una buena dosis de esta joya a los otakus españoles.

Reseña de One Punch-Man (ワンパンマン) vol. 21 de One y Yusuke Murata, Ivréa

Como siempre y gracias a la editorial, nos llega en un formato idéntico al homónimo japonés: un rústica con sobrecubierta en la que encontramos el logo en color anaranjado, esta vez con una fantástica portada de la cual hablaremos un poco más abajo.

Para los profanos que aun no sepan de que estamos hablando os dejamos con nuestra clásico repaso / sinopsis / resumen que narra de que va esto. Si ya tenéis superada esta fase, saltad más abajo y le damos al turrón.
One Punch-Man (ワンパンマン) es un manga shonen / seinen de humor serio que originalmente apareció en formato webcomic en 2009 de la mano del artista One. Tras esto la serie inicio su publicación el 14 de junio de 2012 en la revista Young Jump contando con Yusuke Murata (Eyeshield 21) como ilustrador, y en estos momentos ya ha pasado la decena de volúmenes recopilatorios en Japón cosechando unas abrumadoras cifras de ventas.

El 5 de octubre de 2015 se estrenó en Japón una adaptación anime de 12 episodios (a lo que siguieron 6 OVAs) a cargo del estudio Madhouse que termino de catapultar la obra a la fama internacional, convirtiendo a Saitama en toda una celebridad.

En nuestro territorio IVREA lanzó el primer tomo el pasado 31 de diciembre de 2015, logrando un más que notable (y esperado) éxito de tiendas e introduciendo por primera vez de forma oficial la franquicia en nuestras casas. Ahora, con el anime licenciado por Selecta Visión para su distribución home video en nuestro país, el fenómeno se afianza aun más.

One Punch-Man

Saitama es un hombre cualquiera que harto de la vida de asalariado decide volcarse por completo a su afición de ser un superhéroe. Sin embargo, tras tres años de entrenamiento, nuestro protagonista se ha hecho tan poderoso que ningún enemigo es capaz de sobrevivirle un golpe.
Saitama se ha hecho absurdamente poderoso y todos sus enemigos son desintegrados con un simple puñetazo leve. Nadie es capaz de hacer frente a su fuerza, y sus nudillos volatilizan todo enemigo sin dejar rastro.
One Punch-Man

Así conoce a Genos, un adolescente con cuerpo de androide que, en busca de hacerse más poderosos para lograr su venganza, se autoproclamaría su discípulo. Ambos no tardan en terminar en una asociación de superhéroes profesionales, en la cual deberá escalar si desea cobrar por su fama y tener algo del merecido reconocimiento.

Reseña de One Punch-Man (ワンパンマン) vol. 21 de One y Yusuke Murata, Ivréa
VOL. #21 - INSTANTE
Continúa la terrible crisis que ha asolado todas las ciudades con un ataque simultaneo perpetrado por los monstruos, cuya guarida ahora es atacada en un contrataque completo por la Asociación de Héroes, cuya misión principal es recuperar al secuestrado Caprichosín, el hijo de Don Consentidorro.

Así es como vemos a lo más grandes de la Asociación encabezar la batalla más épica de la historia de la humanidad, con un grupo encabezado por Niño Emperador, Tatsumaki, el Prisionero del Amor, Flashy Flash o Samurái Atómico entre otros.

En este tomo podemos ver a varios de ellos lucirse por completo, empezando por Samurái Atómico en las primeras páginas, antes de entrar en la guarida subterránea de los monstruos, dónde vemos cobrar importancia al velocísimo ninja (con permiso de Sónico) Flashy Flash.

Reseña de One Punch-Man (ワンパンマン) vol. 21 de One y Yusuke Murata, Ivréa
En una contienda de proporciones épicas, Flashy Flash hace frente a dos compañeros ninjas de una generación anterior de su misma aldea, dos velocistas versados en las artes del ninjitsu llamados Flame, el fuego infernal, y Wind, el vendaval. Estas dos leyendas están decididas a demostrar que su poder y velocidad es superior al de su kouhai, algo para lo que no han dudado en vender sus almas a los monstruos.

El resultado es un combate impresionante repleto de velocidad y técnicas alucinantes en las que vemos lucirse a los tres personajes y en especial al afeminado Flashy Flash, quién con absoluta seriedad demostrará por que se encuentra en la categoría S de héroes de la asociación.

Tras su batalla, el foco de atención pasará a Niño Emperador, a quién hasta ahora no habíamos podido ver en acción. Tomándose muy en serio la misión de rescatar a Caprichosín, este joven genio se meterá en las fauces del lobo, haciendo uso de su amplio arsenal para demostrar su poder.

Reseña de One Punch-Man (ワンパンマン) vol. 21 de One y Yusuke Murata, Ivréa
Y hay que reconocer que aunque la mayoría de sus máquinas parecen juguetes ridículos, cuando estamos llegando a las últimas páginas de este tomo es imposible no ser fan de este chaval cuando juegue su última carta.

¿Será capaz de rescatar a Caprichosín de los monstruos?

One nos ofrece un tomo reventado de batallas de lo más originales gracias a su imaginación inacabable, continuando la guerra abierta entre héroes y monstruos, con un tomo repleto de acción y viñetas de lo más trepidantes, con ataques de lo más originales y diseños tan esperpénticos como molones.

El resultado, más de 200 páginas en el tomo más gordo hasta la fecha de One Punch-Man, repleto de escenas increíbles gracias  al increíble dibujo de Yusuke Murata y las ya características splash pages.


Por otro lado, merece la pena echar un vistazo a los detalles del tankoubon por que no son pocos. En este caso, la sobrecubierta vuelve a comenzar otro desplegable como el que vimos en los últimos tomos, esta vez pudiendo ver a Saitama al frente de los héroes por un lado, mientras por el otro vemos a Tatsumaki al frente de las waifus.


Reseña de One Punch-Man (ワンパンマン) vol. 21 de One y Yusuke Murata, Ivréa

¡Un pasote!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...