Videojuegos: Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Este pasado 17 de enero era lanzado de la mano de Bandai Namco el nuevo juego de rol y acción DRAGON BALL Z: KAKAROT para PS4, Xbox One y PC, un videojuego que los seguidores de la franquicia esperábamos con ansias como lo que parece el mejor juego hasta la fecha del rico universo creado por Toriyama. Pero... ¿Cumple las expectativas?

Tras un intenso fin de semana dedicado a recorrer el mundo y la historia de Dragon Ball Z Kakarot, hoy os traemos nuestras impresiones. Pero antes de avanzar ya os anunciamos que esta joya es IMPRESCINDIBLE para todos los seguidores del mítico shonen.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.
CyberConnect2 ha sido la compañía encargada de desarrollar esta maravilla, conocidos de sobra por su trabajo en otros juegos basados en franquicias anime, como los populares Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm.

Ahora su trabajo se centra en recorrer toda la historia que abarcó el anime de Dragon Ball Z, desde la llegada de Raditz a la Tierra hasta la derrota de Majin Buu; una ardua tarea dirigida a un público cada vez más exigente y que competía con una lista inacabable de productos en el mercado.

Pero Dragon Ball Z Kakarot se ha mostrado como una apuesta ambiciosa, en la que se nos prometía el poder vivir la historia una vez más, recorriendo todo su amplio universo en un inmenso juego de rol mundo abierto repleto de detalle y cariño, amén de un buen montón de combates trepidantes, personajes a desarrollar y minijuegos de todo tipo que nos permitieran disfrutarlo a tope tomando el control de los personajes de cada saga, incluidos Goku, Gohan, Vegeta, Piccolo y más, además de muchos otros personajes secundarios.

Un juego repleto de un mimo que se puede notar desde su cinemática de inicio.


LA HISTORIA Y EL MUNDO
El juego que tenemos entre manos nos permite recorrer toda la historia de Dragon Ball Z desde su inicio a su fin a través de un RPG con tintes de mundo abierto que nos permiten una libertad pocas veces vista en un videojuego de la franquicia.

La historia como tal está dividida en "episodios" que recorren cada una de las sagas, todos ellos con introducción y epílogo narrado al más puro estilo anime - narrador incluido - y que nos permiten navegar entre los eventos más importantes. Cada episodio nos permite cada vez más libertad y la posibilidad de encarnar a uno o más de los Guerreros Z que estuvieran presentes en ese momento.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Para que podáis comprender de que hablamos, el juego da inicio cuando Son Goku lleva a su pequeño hijo Son Gohan a la Kame House para presentarselo a sus amigos, y para ello nos pone en el pellejo de Goku en el monte Paozu, pasando un poco de tiempo de calidad padre-hijo antes de dar inicio a la historia real y hacer frente a la amenaza de Raditz. Aquí empezamos a tantear el juego, con el primer contacto con los controles y algunas características del juego como son el minijuego de pesca o las opciones para alimentar a los personajes.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Tras este primer contacto y la visitar a la Kame House, Piccolo Jr se une al equipo para poder hacer frente a Raditz, presentándonos las características de combate en grupo, así como obteniendo la posibilidad de recorrer el mapa de la zona en nuestra nube Kinton y realizar ya algunas misiones en las que encontramos a viejos amigos como el androide Hatchan o Nam... antes de hacer frente a nuestro primer Boss del juego, dónde podremos disfrutar del modo de combate en todo su esplendor.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Con este primer encuentro y durante todo el episodio de la llegada de los saiyans a la Tierra podemos ver como poco a poco el juego va ampliando miras y enamorando al jugador con impresionantes escenas cinemáticas clavadas al anime y unos combates increíbles, entre los que podemos empezar a desarrollar al pequeño Son Gohan, a quién vemos crecer antes de la llegada de Vegeta y Nappa desde un mocoso inútil a un pequeño guerrero capaz de pelear, volar, pescar, cazar...

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Pero aunque vamos viendo pinceladas, realmente no somos conscientes de lo que nos ofrece este juego hasta que superamos esta etapa de la historia. Ya con Vegeta derrotado y a la espera de realizar el viaje a Namek, se nos vuelve a dar control de Son Gohan, pero esta vez con casi todo el mapa revelado para su exploración, repleto de enemigos y misiones secundarias que nos permiten disfrutar realmente de lo que el juego ofrece.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Es en estos episodios "intermedios" dónde el jugador encuentra los añadidos de la historia principal y disfruta de su libertad por el mundo mientras se encuentra con pequeñas aventuras, como recuperar piezas de la nave de Raditz ó descubrir quién es ese fantasma de Yamcha que liga con las chicas de West City entre otras muchas historias que complementan la historia principal para crear una experiencia de juego de lo más divertida. Quizá lo único que emborrona esto, es lo repetitivo de los encuentros de combate aleatorios del mapa.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Este maravilloso añadido es el que termina de poner la guinda del pastel, ofreciéndonos la calma entre las grandes sagas y las épicas batallas a las que tendremos que hacer frente y que el juego ha sabido retratar con toda la epicidad y el espíritu de la serie original hasta niveles insospechados.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Llevar a Vegeta con su camisa rosa por West City haciendo el gamba, o a Gohan en su época de instituto, no tiene precio.

DESARROLLO DE PERSONAJES
Uno de los aspectos más destacables como buen RPG es en lo referente al desarrollo de sus personajes. En Dragon Ball Z: Kakarot cada personaje dispone de su propio nivel y habilidades que tenemos que desarrollar durante la historia para poder hacer frente a las amenazas.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

El nivel de cada personaje sube mediante la experiencia obtenida, ya sea mediante la victoria en el combate, superar misiones secundarias o avanzar en la propia historia. Hasta aquí esto es común a prácticamente todos los RPG, así que veamos las particularidades.

Los personajes disponen de un árbol de habilidades que debemos desbloquear mediante orbes y que se irá abriendo conforme subimos de nivel o avanzamos en los capítulos de la historia. En este árbol es dónde nuestros guerreros irán obteniendo sus ventajas, añadiendo más poder a sus ataques etc.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

También tendremos que realizar entrenamientos, en los cuales mediante una batalla "mental" y pagando las medallas adecuadas obtendremos nuevos superataques.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Pero los atributos de nuestros personajes no solo aumentarán mediante los combates y las misiones; también debemos obtener comida, ya sea cruda, en platos o en menús, los cuales nos ofrecen unas mejoras temporales y una subida permanente de nuestros atributos.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

EL COMBATE
El combate en Dragon Ball Z: Kakarot es bastante intuitivo, y tras algunas batallas empezaremos a controlar sus aspectos sin demasiados problemas, sobretodo para aquellos que anteriormente hayan jugado a Xenoverse. Los personajes tienen una barra de vida, una de ki y otra de Tensión, que se irá llenando hasta que nos ofrezca la posibilidad de obtener un powerup temporal que puede cambiar las tornas.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Además de golpear, lanzar rayos de ki, recargar el mismo y cubrirnos, tenemos a nuestra disposición una "paleta" que debemos equipar para tener a nuestra disposición tanto nuestros super ataques como nuestros items y transformaciones, además de las de los posibles personajes que nos acompañen.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Exacto, esto nos ofrece la posibilidad de transformarnos en medio combate en nuestra forma favorita, siempre pagando el consumo de ki que esto acarrea.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

MINIJUEGOS
Otro de los atractivos viene en la forma de pequeños minijuegos que complementan a las batallas, exploración del mundo y misiones secundarias. Además de la posibilidad de buscar las bolas de dragón cuando están disponibles, lo cual nos abre todo un mundo de posibilidades, Kakarot nos ofrece minijuegos de pesca y baseball entre otros, opciones entretenidas que se suman a lo que pueden hacer nuestros personajes.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Los juegos además están bastante bien integrados con la parte de la historia en la que estemos, por lo que nunca es un sinsentido.

Lo más WTF es la cola artificial de Son Goku / Gohan, supuestamente creada por Bulma y mediante la que pueden pescar peces enormes al igual que cuando el protasgonista era niño, con un resultado bastante bizarro a nivel visual.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

GRÁFICOS, VOCES Y SONIDO
Si nos centramos en el aspecto técnico, tenemos partes positivas y negativas. Gráficamente el juego a veces se queda algo corto y el modelado de personajes se siente algo pobre en muchas ocasiones. Esto no es nuevo; los RPGs japoneses con estética anime suelen pecar en este aspecto, y Kakarot no es menos, y aunque entre los de su especie destaca, queda ensombrecido por juego mucho más brillantes en este aspecto. Compararlo con The Witcher 3 o God of War, es simplemente una crueldad.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Dejando de lado este aspecto, los modelos tridimensionales de los personajes son increíblemente fieles, únicamente superados en este momento por Dragon Ball Fighterz, pero si algo brilla son los coloridos escenarios, que logran captar por completo el espíritu de la serie. Por desgracia, esto no está libre de todo tipo de glitches gráficos que probablemente Bandai Namco vaya solucionando a base de parches futuros.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Los efectos de luces son simplemente alucinantes: cada gráfico de energía, cada relámpago y cada rayo de energía se siente definido y espectacular, añadiendo mucho poder a las batallas y en general a cada aspecto del juego cuando simplemente volar por el mapa se convierte en una escena preciosa.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

La guinda del pastel de este juego es el sonido. Prácticamente todos los diálogos han sido complementa doblados por los seiyuu originales de los personajes, desde sus conversaciones con otros personajes a sus monólogos cuando los llevamos a lo largo del mapa; algo que únicamente vemos ausente al hablar en misiones secundarias, dónde sus diálogos se ven auditivamente reducidos a monosílabos.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Los efectos de sonidos son exactamente los mismos que utilizara la Toei en la animación, desde los golpes a las ráfagas de ki o el sonido de los personajes aterrizando desde el cielo.

Y finalmente, encontramos una banda sonora adaptada directamente desde el anime original, con los temazos de Shunsuke Kukichi acompañándonos a lo largo de toda esta experiencia repleta de cariño y nostalgia.

¿El resultado?
Un juegazo inolvidable.
Y probablemente, el mejor de Dragon Ball hasta la fecha.

Review de Dragon Ball Z: Kakarot.

Mata ne!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...