Manga: Reseña de "Yona Princesa del Amanecer" vol. 17 de Mizuho Kusanagi - Norma Editorial

Hoy os traemos la reseña del tomo 17 de Yona Princesa del Amanecer o Akatsuki no Yona 暁のヨナ.

Reseña de "Yona Princesa del Amanecer" vol. 17 de Mizuho Kusanagi - Norma Editorial

Yona Princesa del Amanecer es un manga escrito por Mizuho Kusanagi, mangaka conocida también por otros de sus mangas tales como Mugen Spiral o Yoiko no Kokoroe.

Yona princesa del amanecer trata de la historia de la princesa del reino de Kôka, Yona. Hija única y criada bajo los atentos cuidados de su padre, el rey, y de su escolta Hak, el día de su aniversario su destino cambia por completo.

Nuestra protagonista y sus compañeros deciden emprender un viaje hacia los territorios del clan de la tierra para ver cómo anda la frontera con el imperio de Kai del Sur (especialmente tras el incidente de Nadai en las tierras del clan del agua). Para su sorpresa, cuando llegan se encuentran un territorio que está prosperando rápidamente. Las calles están llenas de vida y de comercio, especialmente tras el reciente descubrimiento de piedras preciosas en el área y el comercio del té de la mujer del general Gun-Tae. 


Reseña de "Yona Princesa del Amanecer" vol. 17 de Mizuho Kusanagi - Norma Editorial
De casualidad, se encuentra con un niño hambriento merodeando por la zona. Resulta ser un jovencito que se ha escapado de casa directamente desde Kai del Sur y ha cruzado el río para comprobar con sus propios ojos como es el imperio de Kôka. Yona le caza un ave delante de sus narices para que deje de robar comida y pueda venderlo y comer, y el niño queda ensimismado y le pide matrimonio. No es de extrañar que la mitad del grupo se quede sin palabras y se le eche encima (menos Hak y Jae-Ha). Obviamente Yona le rechaza sin miramientos y el niño se da cuenta en un abrir y cerrar de ojos que la muchacha está super pendiente de Hak. Sin tapujos, le pregunta si está enamorada de Hak, a lo que ella contesta que no, pero parece que una vez más toma consciencia de lo pendiente que está de él. 

De repente, Shin Ah divisa que la frontera se llena de soldados de ambos bandos, y todo el grupo decide acompañar al niño a su casa de vuelta. Esto conlleva cruzar la frontera a escondidas, aunque no dudan ni un segundo. Antes de llegar a casa de los padres del niño, Kija cae enfermo de manera repentina, una fiebre muy alta se apodera de él.


Reseña de "Yona Princesa del Amanecer" vol. 17 de Mizuho Kusanagi - Norma Editorial
Yona y compañía piden asilo a los padres del joven, quienes a regañadientes aceptan. No les hace nada de gracia tener a forasteros del imperio de Kôka en casa, pero se ven obligados ya que estos han cuidado a su hijo. Tras Kija, Jae-Ha y Shin-Ah también caen enfermos con fiebre repentina, y los amos de la casa solo quieren que estos se vayan de nuevo a Kôka. El único dragón que queda sano es Zeno.

Mientras tanto, el rey Soo-Woon ha decidido invadir esas tierras, la frontera de Kôka y Kai queda envuelta en una batalla que resulta en victoria para el rey. Kai está debilitado debido a los conflictos con Kai del norte, por lo que la batalla termina muy rápido en favor de Kôka. 

Aunque los guerreros de Kôka no atacan la aldea ni a los aldeanos, son los guerreros de Kai del sur quienes sin miramientos prefieren matar y saquear los pequeños pueblos antes de que estos se anexionen a Kôka. Nuevamente se debe salir a combatir, pero esta vez no serán los guerreros de Kôka, sino que es Yona y su grupo quienes deben proteger la aldea en donde están. 


Reseña de "Yona Princesa del Amanecer" vol. 17 de Mizuho Kusanagi - Norma Editorial
Como solo Zeno, Hak y Yona pueden luchar ( y Zeno no es un guerrero), Hak decide enfrentarse él solo a todo el ejército. Aunque Yona quiere ayudar, Hak se niega ya que la ve solo como un estorbo (estaría más preocupado de protegerla a ella que de luchar), por lo que la obliga a irse con los enfermos. 
Aunque ya conocemos cuan diestro es Hak con la lanza y en batalla, es imposible que él solo pueda encargarse de todos los soldados, así que al final Kija, Shin-Ah y Jae-Ha salen en su ayuda. Sin embargo, estos no duran mucho, pues la fiebre se ha apoderado de ellos. 

Están enfermos porque están lejos del imperio Kôka, y especialmente lejos del castillo de Hiryû. Cuando Yona sale a pelear esta es atacada por un guerrero y Zeno la protege con su vida. El pobre dragón amarillo queda literalmente ensartado en la espada del guerrero, pero no muere. Por fin se descubre el poder del dragón amarillo, el de la inmortalidad.


Reseña de "Yona Princesa del Amanecer" vol. 17 de Mizuho Kusanagi - Norma Editorial
El último capítulo está dedicado al pasado de Jae-Ha. En este pequeño flash-back vemos como Jae-Ha creció parecido a Shin-Ah; totalmente aislado del mundo exterior a excepción de su predecesor y totalmente encadenado. Conocemos al predecesor de Jae-Ha, un hombre con el pelo largo y verde que también emana locura. 

No duda en patear (nunca mejor dicho) y pegar al joven Jae-Ha, hasta que con el paso de los años, este se debilita y acaba muriendo. El predecesor del dragón verde duró doce años tras el nacimiento de Jae-Ha, es decir, tardó doce años en perder totalmente el poder del dragón. Tras su muerte, Jae-Ha escapa de esas tierras para siempre. 

¡Nos veremos en el tomo 18 para ver cómo termina el conflicto de la frontera entre Kai del Sur y el noroeste de Kôka!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...