Cómic: Reseña de "100% Marvel HC. Veneno: El Enemigo Interior / El Macero" - Panini Comics

Panini continuaba este mes de mayo con su serie que recopila las series limitadas del Veneno de los noventa y que dio inicio con la mítica Veneno: Protector Letal. Ahora es el turno del tercer volumen que sigue cronológicamente las sagas de Eddie Brock en un recopilatorio que reúne en su interior dos de estas colecciones: El Enemigo Interior y El Macero.

Reseña de "100% Marvel HC. Veneno: El Enemigo Interior / El Macero" - Panini Comics

Cada una contando con tres entregas respectivamente, Venom: The Enemy Within y Venom: The Mace repiten formula al reunir a Eddie Brock en las mismas páginas con personajes de moralidad bastante cuestionable, enfrentándole en primera instancia con Morius el Vampiro y el Demoduende y a continuación con el Macero, un personaje algo más difícil de conocer.

Panini reúne ambas miniseries en su sello 100% Marvel HC, 152 páginas a todo color en una edición cartoné de lujo de 17x26 cm.

Veneno: El Enemigo Interior


Veneno: El Enemigo Interior
Veneno: El Enemigo Interior 
Esta serie de 1994 escrita por Bruce Jones y contando con arte de Bob McLeod opta por manejar los eventos con la finalidad de reunir de una manera bastante forzada al simbionte con el Demoduende y Morbius el Vampiro, dos personajes de Manhattan y claramente del universo del trepamuros, un recurso bastante cuestionable pero que podemos entender cuando, por algún motivo, la mayoría de superseres se encuentran en la costa este de Estados Unidos.

Los eventos continúan al igual que en las sagas anteriores desarrollándose en San Francisco, donde durante las elecciones locales se desata una plaga bastante inesperada: goblins. Sí, goblins, de los de la fantasía, que empiezan a inundar los túneles de la ciudad y a atacar a sus civiles.

Eddie pronto entra en acción para hacer frente a la amenaza verde, solo para descubrir que esta manada de hombrecillos no solo puede lanzar conjuntamente un rayo sónico, si no que de alguna manera puede invocar a una especie de rey...

Veneno: El Enemigo Interior
Lo peculiar es que esta invocación trae a los dos seres sobrenaturales que antes mencionábamos, teletransportando desde la gran manzana a dos personajes que no podrían haberse incorporado de forma más gratuita la historia.

Pero los goblins son solo la punta del iceberg, ya que trs ellos se ocultará uno de los candidatos a alcalde, que haciendo uso de un collar mágico y unas invocaciones que incluyen a Cthulhu (sí, esto no es una broma) se hace uso de esta horrorosa plaga que recuerda a los Gremlins para hacerse con el control de la turba votante y de la ciudad de San Francisco.

Desde luego la historia es la más loca hasta el momento de toda esta etapa, con Bruce Jones lanzando en las mismas páginas ritos satánicos, Cthulhu, goblins, vampiros, demoduendes y simbiontes.

Y todo esto en compañía del dibujo de Bob McLeod, que es capaz de juntar todo esto en sus viñetas y lograr un resultado de lo más agradecido, dando pie a páginas de lo más dinámicas en als que el simbionte logra destacar a pesar de todo.

Veneno: El Macero
Veneno: El Macero
En estas páginas Veneno cruza su camino con El Macero, una especie de superninja que responde al nombre de Shigeru Ezaki y que diseñado para ser el arma definitiva de la Sociedad Amanecer y que toma su apodo del arma que se le dio. Después de escapar de la Sociedad, El Macero llega a San Francisco y, desesperado por escapar de sus perseguidores, intenta ganarse algunos honorarios ayudando a unos okupas que han sido asaltados por unos mendigos (la trama es algo extraña).

Veneno, a priori al lado de los mendigos, decidirá hacer frente a esta amenaza, aunque en realidad su enemigo solo es otra víctima trágica a la que pronto asaltarán sus auténticos enemigos ,en la forma de una horda de ninjas dirigidos por una suerte de Iron Man venido a menos que empuña un látigo de energía.

Por supuesto, Veneno terminará haciendo equipo con El Macero para partirle el jeto a estos tíos, mientras intenta proteger a la horrible Beth de la cual sigue encariñado.

Veneno: El Macero
Este cómic repleto de escenas de acción (repito, tiene ninjas y todo) profundiza un poco más en los sentimientos de Eddie Brock, aunque Carl Potts no termina de perfilarlos demasiado y al final solo vemos a Eddie comportándose como un idiota por Beth, un personaje al que consigue que le cojamos auténtico asco con sus repetidas exigencias al protagonista.

Aun así el cómic ofrece acción a raudales, a lo que sumamos el hecho de que, por primera vez, nos muestra que los mendigos a lso que protege Brock no son trigo limpio tampoco... terminando con un final de los que nos encantan.

Liam Sharp es el responsable del arte en estos tres números, y hay que reconocer que se luce plasmando a Veneno, retratando su aspecto a la perfección en un personaje musculoso que pelea con crueldad, haciendo uso del simbionte en todo momento, ya sea con sus zarcillos u incluso proyectando toda una serie de escudos que dan como resultado unas viñetas espectaculares.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...