Cómic Europeo: "YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko. @normaeditorial

"YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko.
Hace siglos la locura era percibida como un don antes que como el mal al que se asocia hoy en día. En 1946, la OMS reconocía solo 26 enfermedades mentales, mientras que hoy en día existen más de doscientas. La homosexualidad estaba catalogada como un trastorno hasta hace muy poco tiempo. ¿Tenemos mayor capacidad que antes para descubrir las enfermedades mentales, o existen intereses de la industria farmacéutica para patologizar comportamientos? 

En Yo, loco la respuesta está clara desde la primera página con la presentación de su protagonista. El doctor Molinos, anteriormente dramaturgo, se dedica a inventar enfermedades mentales. Suya fue la creación de la nomofobia, la adicción a los teléfonos móviles. Y suya va a ser la invención de la cuantofrenia, la mentalidad patológicamente cuantificadora. Pero además, algo se mueve bajo la superficie de su vida. Distintos poderes parecen estar confabulando para desestabilizar su salud mental. Personajes y tramas que crecerán en peligro cuando nuestro protagonista decida tomar cartas en el asunto. 

Altarriba y Keko vuelven a colaborar tras Yo, asesino en la que acabará convirtiéndose en una trilogía centrada en algunas de las sombras más oscuras del alma humana. Con Yo, loco y la futura Yo, mentiroso completarán la que ya han acuñado como trilogía egoísta. 
"YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko."YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko.

La locura como negocio
Molinos trabaja en Otrament, una empresa que crea perfiles de nuevos trastornos mentales. Su función es la de imaginar enfermedades para que otra empresa, Pfizin, diseñe tratamientos para combatirlas y aumentar su negocio. Sus últimas propuestas no han acabado de convencer a su jefa, pero aún así va a tener la suerte de presentar uno de sus perfiles en la próxima reunión de la empresa en París. Y entonces todo se empezará a complicar. Las sospechas de prácticas ilegales en su empresa cobrarán peso con una investigación llevada a cabo por un misterioso personaje. Su familia se derrumbará poco a poco. Y sin ningún interés por su parte, se verá como una suerte de agente doble entre sus distintos jefes en una guerra de poderes. Situaciones que se sumarán a sus alucinaciones y extraños sueños que va apuntando en un cuaderno especial y que le atormentan día y noche. 

Así, las distintas dimensiones del relato se irán entrelazando en una trama con tintes de novela negra en la que no faltarán asesinatos ni historias de venganza. Nadie es lo que parece en este cómic construido a base de grandes manchas de negro y un único color, el amarillo, que pinta solo ciertos detalles en unas páginas llenas de intriga y dobles intenciones. 

"YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko."YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko.

Una trilogía llena de crímenes
Si el asesinato era presentado como una forma de arte en Yo, asesino, este volumen hace de la elaboración de perfiles psicológicos enfermos toda una virtud creativa de la que se aprovechan las empresas. Pasamos por tanto de un uso personal del arte a otro colectivo, aunque siempre desde un cinismo descarnado que los autores pretenden retratar con precisión de cirujano.

De esta forma, los autores reflejan a través del cinismo de nuestra sociedad la maldad inherente al ser humano. En Yo, loco nadie se escandaliza porque pueda existir una empresa creadora de perfiles psicopatológicos, fiel reflejo de las prácticas poco éticas de parte de la industria farmacéutica y de otros sectores.

"YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko."YO, LOCO", una introspección a la demencia, por Antonio Altarriba y Keko.

Altarriba y Keko 
Yo, loco es el tercer álbum en el que colaboran estos dos veteranos del cómic tras Yo, asesino (Norma Editorial, 2014) y El perdón y la furia (Museo del Prado, 2016). 

Antonio Altarriba es catedrático de literatura francesa en la Universidad del País Vasco. Interesado en los aspectos visuales de la escritura y la narrativa de la imagen, ha escrito obras como La España del tebeo (2001), Tintín y el loto rosa (2007) o La paradoja del libertino (2008). Como guionista de cómic ha publicado Amores locos (2005), El brillo del gato negro (2008), El arte de volar (2009, por el que obtuvo el Premio Nacional del Cómic en 2010), El paso del tiempo (2011), Yo, asesino (2014), o el El ala rota (2016), la continuación de su multipremiada obra junto al dibujante Kim. 

Keko empezó en el mundo del cómic colaborando en la revista Madriz durante los años ochenta y desde entonces ha publicado obras como La isla de los perros (1986), Livingston contra Fumake (1987), Voraz (1991), El amor duele (1997), 4 botas (2002), Bob Deler (2008) o La protectora (2011). También ha trabajado como ilustrador de prensa en diarios como El País o ABC, en el ámbito publicitario y como ilustrador de revistas del ámbito cultural. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...