Cine: Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.

Si ayer tuvimos ración de Lara con el teaser de la nueva entrega, The Shadow of the Tomb Raider, repetimos con la aventurera: ¡hoy se estrena la película! 

Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.
Es inevitable que nos venga a la mente la adaptación protagonizada por Angelina Jolie allá en el 2001, de calidad regulera pero una adaptación de videojuego bastante digna teniendo en cuenta otras que salieron en la misma decada (recordemos que los 2000 fue la edad de oro de Uwe Bolt, por llamarlo de alguna forma). Y más si nos fijamos en la cantidad de reboots que está viviendo la industria. Sin embargo, os invito que al entrar en la sala dejéis atrás todo recuerdo de la aventurera de los 90, tanto los juegos como su versión cinematográfica, y abracéis esta película como lo que es: la adaptación en cine de el reboot que hizo Square Enix de la franquicia, pero también una película, que sin aportar nada nuevo, entretiene sin falta. 

Demos un paso atrás para recordar el renacimiento de Lara Croft en 2013. Tras años de languidecer con una ristra de juegos mediocres o que poco aportaban al genero, Square Enix se embarcó en el proyecto de relanzar a este personaje icónico. Las primeras impresiones (unos concept art del que luego apenas se utilizaron en el producto final) daba muestras de que el juego no se pareceria en nada a la Lara que conocíamos, despertando confusión y rechazo por igual entre los seguidores. El rediseño y los teasers finales tampoco despejaron las dudas, pero el producto final... El producto final nos encantó. Nos enamoró. Así atestiguan las altas puntuaciones en la prensa especializada y el enardecido seguimiento que tiene la obra de Square Enix, que ya cuenta con una sequela y pronto lanzará la segunda. 

Square Enix no sólo encontró una nueva formula para el juego, que pasó de clasica plataforma al genero de acción con tintes de sandbox y RPG, si no que encontró el tono perfecto para Tomb Raider. Adiós al personaje clásico, un invulnerable bad-ass noventero. Damos la bienvenida con los brazos abiertos a la nueva Lara, un personaje en crecimiento y con continuas derrotas, que sufre constantemente las heridas de sus aventuras y al que parece que todo se derrumbe a su alrededor a cada paso que da (tanto figurada como literalmente). 

Es esta nueva Lara Croft la que encontramos en la adaptación que se estrena hoy, dirigida por Roar Uthaug, autor también que la interesante La Ola (2008). Antes de seguir, vamos a pasar por el trámite de poneros la sinopsis oficial. Cuidado, pueden haber spoiler menores después de la sinopsis: 

Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.

"Lara Croft es la hija ferozmente independiente de un excéntrico aventurero que desapareció cuando ella era apenas una adolescente. Ahora, Lara se ha convertido en una joven de 21 años sin ningún propósito en la vida. Se abre paso por las caóticas calles del East London, el barrio de moda, como mensajera en bicicleta, un trabajo que apenas le da para pagar el alquiler. Decidida a forjar su propio camino, se niega a tomar las riendas del imperio empresarial de su padre y con la misma firmeza se niega a reconocer que él se ha ido para siempre. Pero después de siete años sin él, deberá enfrentarse a los hechos y seguir adelante aunque Lara no logra entender lo que la impulsa a resolver el enigma de su misteriosa muerte.

Lara deja atrás todo lo que conoce y va en busca del último paradero conocido de su padre: una legendaria tumba en una isla mítica que podría estar en algún lugar de la costa de Japón. Pero su misión no será fácil; de hecho, llegar a la isla entrañará de por sí enormes peligros. De repente, Lara tendrá que enfrentarse a retos aún mayores y, contra viento y marea y gracias a su inteligencia, su fe ciega y su espíritu inquebrantable, debe aprender a superar sus límites mientras se adentra en lo desconocido. Si sobrevive a esta peligrosa aventura, podría ser su bautismo de fuego para ganarse el nombre de Tomb Raider."

Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.

Sin que sea un spoiler, la isla que aparece en la película es Yamatai, a la que Lara acude en busca de la tumba de la emperatriz japonesa Himiko. ¿Os suena? Claro, porque es la trama del juego del 2013. La película es una adaptación directa del juego, no en vano lo primero que vemos en pantalla es el logo de Square Enix. Pero es que además es una adaptación tan fiel que a veces casi te encuentras reviviendo la partida. Una recreación idéntica, un ritmo idéntico, planos y escenas que han estado o podrían estar en el juego. Incluso cuenta con aquellos majestuosos planos abiertos con los que nos regalaba la vista Square, transmitiendo lo insondable de la isla. También encontraremos un sin fin de guiños al juego. En este aspecto, no podríamos soñar con una película más fiel. 

Sin embargo, al cambiar de medio, hay que adaptar el producto. Se añade la intro, en la que aparece Lara como rider de un servicio tipo Deliveroo, que nos deja un poco a cuadros, pero sirve para que conozcamos un poco el personaje. También se hacen entrelazan elementos de los juegos siguientes (la desaparición e investigación de su padre y la aparición de la Trinidad) que sirven para redondear la trama o para hacer de puente a una hipotética futura entrega. La tripulación del Endurance se resume en un sólo personaje que sirve de sidekick. Una ayuda que es de agradecer, ya que le sirve de apoyo sin chascarrillos y sin sobrar en ningún momento. El mayor cambio viene especialmente en el último cuarto de película, ya que la aventura se resuelve de una forma completamente distinta de lo que vimos en 2013, pero dándonos igualmente una respuesta al misterio de Himiko bastante interesante. 

Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.

Alicia Vikander está completamente a la altura de su papel, sobre todo si tenemos en cuenta que lleva a sus espaldas todo el peso del metraje. Encantadora e ingenua cuando quiere, fiera cuando debe y con un impresionante despliegue atlético. Los demás personajes la acompañan muy dignamente, aunque Kristin Scott Thomas queda especialmente desaprovechada, a la espera de más escenas en la secuela. 

Ya hemos hablado de cómo la película nos transporta directamente al juego... Pero también nos transporta a otras películas o escenas que ya hemos visto antes, con situaciónes que se han repetido hasta la saciedad en el genero de aventuras: la cinta de video grabada con un último mensaje secreto, las pruebas del dentro del templo, por ejemplo. En este último caso, recuerda con tanta fuerza a Indiana Jones y el arca perdida que sólo le falta a un personaje decir lo de "sólo el hombre penintente pasará". 

Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.

Esta es, sin duda, la mayor flaqueza de la pelicula: la absoluta falta de innovación. Sin embargo, aunque tira de lo clásico el conjunto es lo bastante sólido para no aburrir (y aún podemos fliparnos reviviendo el juego, no lo olvidéis). A esto se le suma su incapacidad de llegar a un clímax satisfactorio, una especie de coitos interruptus  versión cine. Cuando debería llegar la tensión, está no termina de aparecer quedando una sensación un poco indiferente en su lugar.
Por otro lado hay otros apartados que deslucen la película, como su CGI en el apartado visual o algunos aspectos de la tumba que no terminan de convencer. La cinta bascula entre la acción y la aventura, centrandose sobre todo en la primera. Esto lleva especialmente a que a veces los personajes lleguen casi inmediatamente a la resolución de los puzzles sin mediar explicación ni pensarselo un momento. Un sacrificio para que la trama pueda seguir, pero que a veces deja al espectador un poco descolocado. 

Un último apunte negativo (o no), es que en los últimos minutos empieza a asomar el fantasma del pasado y Lara aún tiene tiempo para tener vaciladas noventeras del estilo "jodiste a la familia equivocada". Y lo he citado casi literalmente. Esto, la verdad, rompe un poco con la construcción del personaje y el buen papel que ha hecho Vikander dotándolo de humanidad. 

Review de TOMB RAIDER (2018) de Roar Uthaug con Alicia Vikander.

En conclusión, estamos ante una buena adaptación: fiel hasta la médula al material original, incluso en sus añadidos. Los fans de la nueva Lara estarán encantados con ella: yo soy la prueba viviente. Para aquellos que no conozcan la saga sigue siendo una película entretenida de acción, que no nos revelará los misterios del corazón humano pero que hará que se nos pasen dos horas volando.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...