Cómic: Reseña de "Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro" de George Mann - ECC Ediciones

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro
Para sorpresa de todos, este agosto de 2017 ECC Ediciones sumaba a su catálogo de cómics la franquicia Warhammer 40.000, una serie regular que se adentra en el lejano universo del popular juego de estrategia con miniaturas creado por Games Workshop.

La franquicia que se encuentra distribuida en España mediante la propia Games Workshop en todo lo relacionado al juego y por Timun Mas en lo referente a las novelas de Black Library, aterriza por fin en nuestras estanterías en su formato cómic con una apasionante saga protagonizada por una de la legiones de Marines Espaciales más queridas, los misteriosos y secretistas Ángeles Oscuros.

La colección, publicada originalmente en Reino Unido por Titan Comics, nos llega directamente en sus recopilaciones en rústica, siendo su primera entrega Voluntad de Hierro y conteniendo en su interior los cuatro primeros grapas, el número 0 y una introducción extra a lo largo de 112 páginas a todo color.

Una iniciativa de ECC Ediciones que esperamos no se quede aquí y siga brindándonos más del siniestro 41º milenio.

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro
VOLUNTAD DE HIERRO

Nos encontramos en el año 40.000, un futuro en el que en la galaxia solo hay guerra. Tras haberse consolidado el Imperio de la Humanidad diez mil años antes bajo la guía del Dios Emperador, la traición cometida durante la Herejía de Horus derrumbó todos los cimientos de la misma, arrojándola a una sociedad basada en la superstición y la desesperación cuyos únicos pilares son la fe y la voluntad de seguir sobreviviendo en una universo repleto de enemigos.

Con la amenaza alienigena extendiéndose cada día en forma de Orkos, Eldars, Tau, Necrones y otras civilizaciones xenomorfas dañinas y el constante peligro que suponen las hordas de demonios que esperan en la disformidad a devorar toda la existencia, la humanidad solo aguanta al borde de la extinción gracias al impenetrable muro que suponen los Adeptus Astartes (aka Marines Espaciales): humanos mejorados biológiamente en base a los propios hijos genéticos del Dios Emperador que, armados con el mejor equipo bélico y una inquebrantable voluntad plantan cara a todos los peligros del espacio.

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro
Con este trasfondo a sus espaldas, nuestra historia nos sitúa en este siniestro 41º milenio, momento en el que el sector espacial del Cúmulo de Calaphrax vuelve a ser transitable tras haber estado oculto durante milenios por tormentas disformes.

Este cambio supone un enorme cambio para muchos, ya que puede suponer el acceso a muchos conocimientos y tecnología olvidados; secretos que atraen principalmente a dos legiones de Marines Espaciales que combatieron hasta su fin en el mundo de Exyrion durante los últimos días de la Herejía de Horus: los renegados Guerreros de Hierro y los leales Ángeles Oscuros.

Nuestros protagonistas son los segundos, quienes a pesar de ser leales al bando Imperial son de sobra conocidos por albergar toda una red de secretos inconfesables que no pueden dejar salir a la luz: motivo de sobras para acudir al Cúmulo de Calaphrax para poder borrar cualquier pista de los mismos antes de que caiga en manos del enemigo.

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro
Con ello conocemos a Baltus, Phaedus y sus compañeros de la unidad Kalidius, protagonistas del cómic bajo el mando del maestro Seraphus y probablemente el personaje más interesante de este cómic, el Capellán Interrogador Altheous.

Altheous será el encargado de dirigir al capítulo a través del Cúmulo de Calaphrax, siendo el guardián de los secretos a enterrar que ni siquiera sus compañeros conocen, y sirviendo tanto de guía espiritual como de mediador con los mundos civilizados que aun quedaban en el sector.

Como detalle destacable de los Ángeles Oscuros, cabe mencionar la aparición en las viñetas de este cómic del Supremo Maestre de los Ángeles Oscuros Azrael, quién se nos muestra con un aspecto bastante diferente del que estamos habituados a ver en las minaituras, y que es de calle mil veces más badass.

Otro punto a remarcar es que en las viñetas podemos ver diseños y unidades muy recientes del juego, como los Land Speeders Darkshroud, los cuales aparecieron por primera vez en la sexta edición del juego (actualmente se encuentra en la octava), o a los recientes Caballeros Imperiales. Un contenido bastante actual.

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro

Warhammer 40.000: Voluntad de Hierro
En el bando antagonista encontramos a los Guerreros de Hierro, repletos de una brutalidad y una crueldad corrupta que solo podríamos encontrar en los Marines del Caos, y y finalmente a la interesante inquisidora Sabbathiel y su escuadrón suicida, quienes se encuentran en la sombras intentando demostrar que los Ángeles Oscuros no son trigo limpio.

Todo un primer volumen repleto de guerra y de intrigas el que nos ofrece el guionista George Mann, quién además e saber captar perfectamente la esencia de este universo nos ofrece toda una serie de misterios y subtramas que despiertan todo nuestro interés.

Mientras tanto en el apartado artístico encontramos al dibujante Tazio Bettin y a la colorista Enrica Angiolini, quienes plasman la inclemencia de la guerra que se desata en el Cúmulo de Calaphrax con unas viñetas que destacan especialmente en las explosivas splash pages que dedican a los choques entre legiones.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...