Manga: Reseña de "PRISON SCHOOL" (Kangoku Gakuen / 監獄学園) vols.8 y 9 de Akira Hiramoto [Editorial IVRÉA].

Editorial IVRÉA nos traía a lo largo de los meses de febrero y marzo una buena ración de tetas, bragas y de ecchi del bueno en general gracias a la llegada de los volúmenes octavo y noveno de PRISON SCHOOL (Kangoku Gakuen / 監獄学園), fruto de la maravillosa y perturbada mente de Akira Hiramoto.

PRISON SCHOOL tomo 8PRISON SCHOOL tomo 9

La serie llegaba a las librerías especializadas asociadas con su primer tomo en julio de 2016, iniciando una serialización que promete una cadencia mensual, al menos hasta que la serie se acerque al ritmo japonés. algo que de momento queda bastante lejos, ya que ya acumula 23 tankoubons.

IVRÉA nos ofrece la colección en un formato de tomo idéntico al japones, una rústica con sobrecubierta y solapas y una traducción respetuosa e impecable que conserva todos los matices originales, como el típico gozaru de Gakuto.

Hiramoto comenzó a publicar su manga en la Young Magazine de Kodansha en febrero de 2011. Actualmente cuenta con mas de 4 millones de copias en circulación y recibió el el premio al Mejor Manga en la edición número 37 de los Premios Kodansha en mayo del pasado año, lo cual dio luz verde a un anime de 12 capítulos y un OVA emitidos originalmente en Japón entre Julio y Septiembre de 2015, y también una serie live-action emitida entre Octubre y Diciembre de 2015. Casi nada.
PRISON SCHOOL
La historia nos traslada a la Academia Privada Hachimitsu, una estricta y prestigiosa institución de educación secundaria femenina que goza de un alto nivel académico y que, a pesar de encontrarse en plenos suburbios de Tokio, se comporta como un internado con instalaciones para albergar a su millar de estudiantes.

En base a un cambio de dirección, se decide convertir el centro de enseñanza en mixto, aceptando a nuestros cinco protagonistas: Kiyoshi Fujino, Takehito "Gakuto" Morokuzu, Shingo Wakamoto, Jouji "Joe" Nezu, y Reiji "Andre" Andou.

Los muchachos, que esperan ver florecer su juventud al estar rodeados de mujeres, pronto descubren la existencia de un Comite Estudiantil Secreto que los condena al ostracismo ante el resto del alumnado y que, tras atraparles espiando en las duchas, toma una medida tan absurda como drástica: encerrarles en una prisión para cumplir una condena de trabajos forzados, siempre bajo la vigilancia de  la espectacular y neumática vicepresidenta Meiko Shiraki (a la cual es imposible no amar y comprarse compulsivamente todo su merchandise), la monísima y sociópata secretaria Hana Midorikawa y la presidenta entrenadora de cuervos e hija del director, Mari Kurihara.
Su tortura solo acaba de comenzar.

PRISON SCHOOL tomo 8
Volúmenes 8 y 9: ¡A por la libertad chavales!
Con estos dos tomos nos encontramos ante una recta final desesperada para nuestros chicos, que nos llevan directamente al final del arco argumental actual y, por lo tanto, terminando con lo que fue adaptado en la primera temporada anime.

Dicho esto, pongámonos en situación brevemente. El consejo estudiantil secreto ha jugado su última carta del proyecto OEC destinado a expulsar a los chicos y, en una conversación sobre tetas y culos que recordaremos durante toda la vida entre los reos y el peculiar director, han logrado aplazar dicha expulsión un día más. Un día más que deben aprovechar para encontrar una solución a su condena.

Con ello en mente, Gakuto urde un nuevo plan que esta vez sustituye los pulsos de brazo por el sumo de culos, intentando con ello volver a liar a la vicepresidenta y lograr un hueco mediante el que conseguir obtener, esta vez sí, las pruebas que les inculpen.
Plan que fracasa estrepitosamente cuando en vez de la voluptuosa Meiko, viene para encargarse de ellos la perturbadora Hana, quién no se anda con gilipolleces.

PRISON SCHOOL tomo 8
Pero por si Hana y su carácter violento / psicópata no fuese ya suficientemente intimidante, ahora la muchacha ha logrado recordar la situación en la enfermería con Kiyoshi, lo cual pone en peligro no solo la expulsión de nuestro protagonista, si no la integridad de su alegre cosita.

Pero los chicos ya no están para tonterías; con su poco elaborado plan del sumo de culos yéndose a la mierda, Kiyoshi decide echarle dos pelotas al asunto y elaborar su propio plan: uno totalmente suicida e inesperado que pueda aprovechar los detalles que ya tenían perfilados anteriormente con Chiyo en el exterior.

Con esto en mente e incluyendo apuñalamiento a Gakuto con un tenedor y varias cosas más que más tarde terminarán teniendo sentido, Kiyoshi finalmente logra captar la atención de Hana, quién decide agarrar al muchacho, llevándoselo de las celdas a otro despacho, mientras que en otro orden de cosas, la propia Meiko es enviada con un catsuit que nunca borraré de mi lóbulo frontal para vigilar las posibles triquiñuelas que puedan estar elaborando sus enemigos.

PRISON SCHOOL tomo 8
Centrémonos ahora en la escena entre Kiyoshi y Hana que sigue en este tomo, y que hasta la fecha es con diferencia mi preferida en toda la obra hasta la fecha. Hasta ahora Akira Hiramoto nos ha sorprendido con situaciones totalmente idas de la olla y repletas de unas perversión que provocaría desmayos múltiples en el Vaticano, pero lo que tenemos ahora entre manos supera con creces todo lo ofrecido en tomos anteriores.

El tema es el siguiente: lejos de querer trocear en una picadora de carne el rabo de Kiyoshi para vengarse por lo ocurrido en la enfermería, Hana decide estancarse en que su rival debe orinar delante de ella, dándole un culo de botella para tal propósito. Pero nuestro héroe decide quitarse sus prensas inferiores y, orgulloso con mano en cadera, agarrar la botella listo para darle su más glorioso chorro dorado y, con ello, entretener a Hana mientras el plan sigue en marcha.

Entonces las cosas comienzan a salirse de madre. Hana, notándose desafiada, decide quitarse sus pantalones y sus bragas y mearse encima de Kiyoshi mientras él orina. Esto se complica en una espiral de lluvia dorada que sonrojaría a los magnates del porno.

PRISON SCHOOL tomo 8

PRISON SCHOOL tomo 8
El tema es que, a raíz del follón que están armando y a que Meiko termina cazando a Anzu cuando intentaba ayudar a los chicos, Kiyoshi termina viéndole sus partes a Hana. Un momento épico en el que el mangaka decide llamar a Medusa a las mismas, como referencia a su capacidad de convertir en piedra a aquellos que lo miran.

Magistral dioses. Simplemente magistral xD
Hasta ahora, nos hayamos con una situación tan rebuscada como lo que es habitual, pero de repente todo mejora cuando Hana se derrumba. La muchacha confiesa la vergüenza que ha ido viviendo en todos sus encuentros con Kiyoshi, mostrando por primera vez a una chica vulnerable y abochornada que simplemente nos enamora.

Sin embargo, lejos de rendirse, Hana decide planear al venganza definitiva: robarle su primer beso a Kiyoshi. Una situación que, como descubriréis, termina saliendo en una dirección totalmente opuesta a lo que ella esperaba.

PRISON SCHOOL tomo 9
Bien, es oficial. Esta escena que básicamente se termina tragando todo el octavo tomo es simplemente magistral.
Hinamoto no solo nos ofrece algo nuevo, si no que logra darle una vuelta de tuerca al personaje de Hana que la convierte de manera definitiva en nuestra favorita de entre todas las féminas de este manga y que hace que queramos partirle un jarrón a Kiyoshi en la cabeza.
¡Olvidate de las demás Kiyoshi!
¡Esta tía si que lo peta!
¡HAAANA! ¡HAAAANA!
💖💖💖💖💖💖💖💖

Vale, superado el momento fan - el cual era necesario -, el tema es que gracias a todo este tinglado los muchachos logran llevar a cabo su impresionante plan (el cual no pensamos contaros, os toca leer) y demostrar sus inocencia, recuperando de esta forma su tan ansiada libertad.

PRISON SCHOOL tomo 9

PRISON SCHOOL tomo 9
Con esto terminan sus días de reclusión y da inicio una nueva vida en la que nacen nuevas historias. En primera instancia tenemos al bueno de Gakuto que, a pesar de haber sufrido lo indecible en toda esta experiencia, ve sus sacrificios recompensados cuando conoce a la inocente y pura Mitsuko Yokoyama, una muchacha fan de los Tres Reinos que tanto le apasionan y que, por algún tema de conjunciones astrales inexplicables, siempre termina sufriendo accidentes bochornosos e inexplicables con los que termina en posiciones indecorosas o con sus bragas volando por el firmamento

Una habilidad más que remarcable que provoca que el resto de chicos comiencen a llamarla la chica Rube Goldberg, al compararla con los absurdos mecanismos de dicho nombre. Ahora con Mitsuko, Anzu y Chiyo ya tenemos a tres de los chicos enamorados, lo cual deja libres solo a Joe y André. Pero mientras al segundo este tema se la suda bastante, el primero comienza a sufrir un grado de locura bastante inquietante.

PRISON SCHOOL tomo 9
Al mismo tiempo, comienza a cocinarse lo que será el próximo arco argumental de Prison School con la presencia del Consejo Estudiante (no secreto). Un nuevo arco que promete ser memorable como poco.

Una vez más sensei Hiramoto nos sorprende con toda una variedad de situaciones que llevarían al borde de la demencia a cualquier ser humano y que, poco a poco, comienzan ha hacer mella en los cerebros de nuestros protagonistas (los cuales ya no estaban muy bien que digamos)

En cuanto a su dibujo continúa su ascensión en una evolución que se hace palpable cada tomo y que, como siempre, destaca sobretodo en las mujeres y en la absurdamente voluptuosa Meiko, aunque en esta ocasión destaque más Hana por motivos obvios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...