Cómic: Reseña de "Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales" [ECC Ediciones].

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales
Seguimos con otra buena ración de la cada vez más popular, adorada y amada Harley Quinn, con otra entrega de la edición en cartoné de su colección por parte de ECC Ediciones quienes tras haber hecho lo propio en media a una serie de recopilatorios en rústica que ya alcanza casi la decena de entregas.

La editorial nos brinda esta segunda edición de en este caso el cuartu volumen (dejando el 3 para un crossover con Power Girl, esperamos) en el que nuevamente Amanda Conner y Jimmy Palmiotti traen a la vida a esta villana reformada y amante de los animales. Recopilando los números del 14 al 16 de Harley Quinn USA y añadiéndole como extra el especial de Valentine's Day nos plantamos con un tomo en rústica de 112 páginas a todo color que se ganará más de un aplauso entre los lectores. Su precio más que bueno, por 11,50€ en la tienda de cómics más cercana.

Con todo este intenso y divertido contenido Harley Quinn volvía a golpear las estanterías de las tiendas especializadas este enero, gracias a los guionistas Amanda Conner y Jimmy Palmiotti, acompañados de una gran cantidad de dibujantes a cada cual mas variopinto.


Para quien no los conozca, Amanda Conner es un artista estadounidense cuyo trabajo mas reconocido fue como dibujante de la serie regular de Power Girl, mientras por otro lado, Jimmy Palmiotti, con quien está casada, es un escritor y entintador estadounidense quien también ha trabajado como escritor para juegos, televisión y cine, realizando historias con multiples superheroes desde Deadpool hasta Punisher.

Finalmente, Chad Hadin es el ilustrador más habitual en esta colección, quien ha trabajado con otros personajes femeninos como Zatanna así como con otras series cortas, teniendo en este cómic la oportunidad de lucirse en mayor medida


Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales 

Para aquellos que viven en la inopia y van algo perdidos con quién es esta loca de piel nívea, os resumimos que Harleen Quinzel era una ambiciosa psiquiatra del Asilo Arkham que se atrevió a tratar al Joker... O, por lo menos, lo intentó. Terminó enamorándose del villano y, cuando lo ayudó a escapar, este la lanzó a la cuba de residuos tóxicos lo que le ha dado su aspecto ya habitual. Transformada en Harley Quinn y loca de remate, ahora la joven se encuentra con su jefe desaparecido y, por lo tanto, dependiendo solo de sus dementes medios para sobrevivir a su ajetreada vida.



Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales
Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñalesTodos hemos tenido un día de esos en el que nada nos sale bien, todo se viene abajo y parece que el Karma se haya cebado con nosotros. Bien, pues en este volumen Harley está pasando por lo mismo y teniendo uno de esos fatídicos días.

Tras la temida alarma del despertador Harley se encuentra que no se puede duchar porque el calentador de agua se ha roto y repararlo le costará una pequeña fortuna, sus animalitos no tienen comida y están hambrientos cual jauría de lobos y además llega tarde al trabajo en la clínica de ancianitos. Mal, la muchacha empieza mal el día. Lo único que lo salva es que el mazizorro del edificio, Mason le ha propuesto una cita para llevarla esta noche a cenar.

Rápida como el rayo y subida en su skate se dirige al trabajo vestida de persona normal, aunque en el proceso termine intentando detener, pero sin éxito, el atraco a una pobre abuelita a la que le roban el bolso en mitad de la calle.

Una vez en el trabajo las cosas tampoco funcionan tan bien como deberían, se encuentra con una larga lista de pacientes, un turno de noche inesperado que le obliga a cancelar su cita con Mason y le toca reanimar a una de sus pacientes a quien le robaron su equipo médico en mitad de la noche pudiéndola haber matado en el proceso si ella no hubiera llegado a tiempo.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales

El día va cuesta abajo para Harley pero otro aparente golpe de suerte la anima a seguir adelante cuando uno de sus compañeros le cambia, caritativamente, el turno en el trabajo, permitiendo que la chica acuda a un partido de roller derby que como no, había olvidado completamente que tenía. Tras robar un taxi que previamente había intentado robarle a ella, llega al partido que no solo pierde, si no en el que se encuentra a Mason y arruina para siempre su posible relación, acusándola de mentirle al no estar trabajando si no de fiesta con las amigas.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales
Tras semejante día infernal Harley lo tiene claro, tiene que poner su vida en orden y para lograrlo necesita montar una banda que le ayude con los problemas en la ciudad, los animales y a quitarle un poco de estrés en su día a día. 

Así pues, lo primero es ocuparse de la comida de sus animales, que por cierto le roban al ir a salvar a unas personas que estaban atrapadas en un incendio provocado por un lunático al azar. Lo siguiente es pedirle perdón a Mason y explicarle lo sucedido, pedir ayuda a Ivy, quien lo soluciona con un día de chicas y juntas poner un anuncio para buscar asistentes, cuanto más gamberras y locas mejor.

Al anuncio obviamente se presentan una infinidad de chicas, más o menos aptas para el papel de gamberras justicieras pero todas muy locas, las cuales tras un exhaustivo control y un momento de toñas, resultan triunfadoras 12 de ellas que enfundadas en trajes rojinegros se convierten en ¡La banda de las Harleys!

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñalesComo extra el volumen incluye el especial de San Valentín, un número muy surrealista protagonizado por Harley junto al afamado multimillonario Bruce Wayne. En aras de la caridad magnificente del gran señor Wayne, este ha decidido subastar su persona a la mejor postora, ofreciendo una cita espectacular y donando el dinero recopilado a una asociación que cuide de los perros y gatos de la ciudad. Viendo semejante bombón en subasta Harley decide participar y ganar de forma segura, lo que ella no sabe es que en su camino se interpondrán varios problemas.

El primero, el mismo Bruce Wayne/Batman, quien no se termina de alegrar con la idea de Harley Quinn como participante de esa subasta, y por otro lado un villano inepto que se hace llamar La carpa quien pretende robar el dinero de dicha subasta para financiar su lucha contra la contaminación en el río Hudson. 

Mucha locura en unas pocas páginas llenas de amor por los animales.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales

Características:
Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales
Nuevamente comentar lo interesante que me parece el lavado de cara que le están haciendo a este personaje. Comenzó siendo simplemente la novia del joker, una psicóloga que por el amor hacia locuras y se volvía cada vez más loca que el paciente al que trataba. Ahora Amanda Conner y Jimmy Palmiotti han recreado a este personaje como algo nuevo, divertido y que no necesita del Joker para ser interesante.

Gracias a sus guionistas ya no es la típica chica tonta con el martillo en mano, ahora muestra un lado más sentimental, defiende a los inocentes a su peculiar manera, trabaja como una persona normal para ganarse un sustento y además tiene amigas y mascotas. Harley Quinn tiene un trasfondo cada vez más rico e interesante lo que nos lleva a pensar si sus guionistas no están pensando en realizar algo más importante con ella, si a Deadpool le salió bien quizás a Harley también.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñalesPero dejando las posibles teorías de futuro de lado, este volumen además de ser tan divertido como todos hasta ahora, ha conseguido identificar muchísimo al lector con el personaje. Todos hemos tenido que hacer malabares para que nuestra vida vaya más o menos sobre ruedas y eso es algo que pocas veces tienen que hacer los personajes de los cómics. Ellos cometen errores, pero mayoritariamente son perfectos en este sentido. Superman, Spiderman, Ironman, da igual el comic o la editorial que busquemos, todos ellos logran compaginar sus trabajos, su identidad secreta y el amor de sus mujeres como si fuera lo más sencillo.

Harley no, ella es tan loca como desorganizada y aunque en algunas escenas lo sucedido sea totalmente fantasioso, ella representa realmente como todos nos volvemos locos cuando las cosas salen mal y lo único que quieres es pegarle a alguien en la cara con una silla. Lo bueno es que Harley lo puede hacer y seguir sonriendo.

Ese es un factor decisivo en el personaje que han sabido plasmar muy bien sus guionistas. Harley siempre fue tontita y amorosa en lo referente al Joker, y ahora que no está sigue siendo amorosa y se mantiene positiva pase lo que pase. Debajo de todas esas capas de locura y planes locos se esconde una mujer siempre positiva, alegre y con arranques violentos de lo mas creativos.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales
Y en cuanto al resto del volumen, que decir. La idea de que Harley tenga una pandilla es muy interesante y seguro que dará lugar a escenas tan o más locas como las del proceso de selección que ha tenido este número. Parece increíble la de malabares que hacen los guionistas con tantos personajes como aparecen en las historias de Harley, pero estoy segura que estas nuevas integrantes trabajaran muy bien con la dinámica de este cómic.

Solo espero que esta incorporación próxima no desluzca al resto de personajes que aparecen más o menos regularmente en el volumen. Pocos héroes y villanos hay que cuentan con una pandilla de amigos tan extensa como a que tiene Harley, desde sus pacientes en el centro de ancianos, los inquilinos del edificio, sus amigas de Roller Derby o simplemente Ivy, todos ellos enriquecen al personaje y me sabría muy mal que quedaran en segundo lugar para darle más importancia a las nuevas chicas de la Banda de Harley.

Arte:
Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñalesEn cuanto al arte de Chad Hadin no hay nada que podamos reprochar. Sus dibujos se ven tan bien como siempre, todos los personajes son muy expresivos lo cual ayuda a generar parte del humor de esta historia y todo está cuidado al milímetro para que en sus viñetas hasta los más pequeños detalles luzcan importantes. Como siempre sus fondos, que están siempre presentes, son maravillosos y a la vez no agobian a la vista, lo cual ya ayuda con el argumento, mientras que las peleas, persecuciones o simples mamporrazos de Harley no solo se ven y se sienten dolorosos si no también desternillantes.

Incluso la escena de selección de personal, formada básicamente por cuadrados e imágenes estáticas es sublime, porque no solo nos echamos unas risas si no que, además, podemos conocer algo de los nuevos personajes. Quizás eché en falta la escena de pelea cuando se apagan las luces, pero me pareció un recurso muy divertido y muy típico del personaje. Además la reivindicación de John j.Hill es demasiado buena para pasarla por alto.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales
Y finalmente comentar el capítulo extra. Este nuevamente cuenta con el dibujo de la serie regular realizado por Chad Hardin, pero en los momentos de ensoñación es cuando entran los autores invitados. La primera con Harley como protagonista corre a cargo de Ben Caldwell presentándonos el lado más cómico de este personaje y recordándonos aquellos principios en donde los dibujos de Paul Dini y Bruce Timm tenían ese estilo Loonie Tunes tan característico. Realmente uno de los mejores momentos y en los que más me he reído no solo con los chistes, si no por lo bien representado que está y el gancho que tiene. 

Mientras que el segundo sueño, a cargo de Aaron Campbell es el del playboy Bruce Wayne. La gracia de esta parte es que hasta parece seria al contar con un dibujo muy bien realizado, unas sombras exquisitas y escenas que en su contraste son de lo más cómicas. Lo mejor de esta parte es comparar los diálogos con las caras de terror de Bruce y el traje de Robin que se pone Harley, absolutamente genial. Pobre Bruce Wayne de menuda se ha librado.

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñales

Harley Quinn: Entre besos, tiros y puñalesEn conclusión, estamos ante un cómic buenísimo.

Las cosas son así y hay que admitir que, aunque nadie daba nada por un cómic protagonizado por Harley, este está siendo de lo mejorcito que tenemos como serie regular y cómica. 

El dibujo es perfecto y encaja a las mil maravillas con los guiones de Amanda y Jimmy, quienes se nota sienten el amor por esta loca desquiciada. Todos los chistes son buenos, riéndose a su vez de sí mismos, y la calidad no ha bajado en ningún momento manteniéndose siempre en lo alto del panteón. 

Vamos, ¡una joyaza! Como siempre, hay que ser consecuente y no se le puede pedir un guion policiaco a una serie plagada de animalitos adorables, pero si lo que se busca es unas cuantas risas, pasar un buen rato y ver como los villanos reciben mamporrazos, aquí está Harley para alegrarles el día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...