Manga: Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka [Norma Editorial].

 Reseña de "Noragami #8" de AdachitokaComo todos los meses aquí estamos de nuevo con nuestra review mensual de Noragami obra de las mangakas apodadas Adachitoka, el cual llega a las tiendas con el octavo volumen de la serie, que recordemos actualmente cuenta con 17 tomos en el mercado y permanece en publicación con un ritmo regular.

En esta ocasión el volumen que nos presenta Norma Editorial mantiene el formato en rústica con sobrecubierta, la cual aparece ilustrada con una imagen de Yato acompañado de Nora y ambos vestidos con unos bonitos kimonos tradicionales mientras que a sus espaldas y en sus pies podemos ver dos de los lobos ayakashi con sendas máscaras.

Como siempre el tamaño del volumen es de 11,5 x 17,5cm, encontrando en su interior 192 páginas en blanco y negro más las 2 a color, siendo una de estas la ilustración de nuestro protagonista sosteniendo con sus manos las dos espadas gemelas en las que se transforma su shinki Yukine. El precio del volumen se mantiene a 8€.

Noragami #8:
Reseña de "Noragami #8" de AdachitokaTras ser traicionado por Nora, Yato despierta en una opulenta casa de la cual no puede salir de su habitación, quedando claro de que ahora se encuentra a merced de su padre, quien no le déjala salir sin antes acceder a un acuerdo. 

La cosa es sencilla, Yato tendrá que realizar una serie de encargos como Díos de la calamidad matando a criminales hasta qué su padre esté satisfecho, pero nunca lo esta, así que cuando Yato entra en un arrebato de furia porque quiere marcharse le ofrecerá un nuevo trato.

Su misión será bajar a las profundidades del inframundo, lugar que incluso los dioses temen, para rescatar y sacar de allí con vida a un hechicero poderoso que muchos andan buscando. Obviamente Yato no se fiara de su padre, pero si tras esta misión puede volver con Hiyori y Yukine la aceptará de buen grado.



Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka
Y mientras, pasan los días y hace un mes que no hay señales del dios, siendo la única que se preocupa por él Hiyori. Kofuku lo trata como algo habitual ya que es algo que Yato solía hacer, marcharse por hay dejando a sus shinkis tirados. Y cuándo la muchacha le pregunta a Yukine este pasa de todo, y es que el chico se dedica a entrenar todos los días con Kazuma, sin pararse ni un segundo a pensar donde estará el Dios del chándal sabiendo que seguramente estará con Nora.

Así pues sin mucho más que poder hacer Hiyori sigue con el Instituto, donde unas amigas la invitan a una cita triple en el parque de atracciones Capibaland, y aunque en un principio se niega a ir, cuando recuerda la ilusión que le habría hecho a Yato el poder ir, se ablanda y sus amigas la arrastran.

En el parque lo que en un principio pensó que sería algo incomodo o aburrido resulta ser muy divertido, haciendo que Hiyori se olvide de sus problemas e incluso de algo mas. Poco a poco la muchacha va olvidándose de Yato y Yukine, y mas aún cuando se encuentra con un nuevo problema, uno de los chicos que le acompañan al parque en la cita intenta besarle y ella asustada sale corriendo. Lo peor? es un compañero de instituto.

Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka

Reseña de "Noragami #8" de AdachitokaPero Hiyori no es la única que tiene problemas, los dioses en la otra orilla son llamados a una asamblea, preocupados por la cantidad de ayakashis con mascaras que pululan por el mundo de los vivos y lamentablemente los sospechosos son los 7 dioses de la fortuna entre los que se encuentra, Bisha, Kofuku y Tenjin. Sin embargo ninguno de estos es acusado, el hechicero real, el que Yato está buscando en el inframundo sin que nadie lo sepa es Ebisu. 

Como buenos compañeros ninguno de los presentes creen que el dios con traje sea el culpable, pero las pruebas son bastante claras, en su casa encuentran varias mascaras con las que habrá sometido a los Ayakashis, ademas de que él y algunos de sus Shinkis están desaparecidos. Así, mientras la seguridad busca al dios, el resto de sus compañeros deberán quedarse en confinamiento sin poder hacer nada mas que mirar.

Mientras tanto en el inframundo Yato entra sin muchos problemas, y aunque la cantidad de ayakashi es bastante elevada el verdadero problema es otra, la inmortal que vive en sus profundidades, Izanami. Por suerte no tiene que caminar mucho hasta que llega a su objetivo, el hechizero que realmente es Ebisu, a quien tiene que llevarle de vuelta, sin embargo este se niega en redondo hasta que no haya llegado a su objetivo. Parece que Yato tendrá mas problemas de los que pensaba.


Crítica:
Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka
Ya hemos dejado atrás la saga de bishamonten y en este volumen nos plantean el grueso argumental de la nueva trama centrada en el dios Ebisu, enlazando a su vez con pequeños fragmentos relativos al padre de Yato. 

Resulta muy interesante ver el cambio argumental, dado que la anterior saga estaba llena de acción y en esta contamos con más elementos de suspense, aunque ambas exploran el trasfondo sobre la vida de los dioses, sus ideales y motivaciones así como las lealtades hacia sus shinkis.

En cuanto al ritmo de la trama este se mantiene bastante bien, hay pocos baches que sortear tras el final de la anterior saga y que las escenas de pelea se vean reducidas en cantidad no ha afectado a la calidad del volumen que sigue avanzando con rapidez sobretodo tras el secuestro de Yato por su padre.


Un elemento que personalmente me ha resultado muy llamativo y que espero sigan explorando en futuros volúmenes es la idea sobre la protección y poder de la humanidad que le ronda por la cabeza a Ebisu. 
Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka
Este personaje en un principio se nos presenta decidido a obtener todo lo que el dinero pueda comprar sin importarle las consecuencias, véase por ejemplo su afán por hacerse con yukine. Sin embargo en este volumen es consciente de que por mucho que sea el Díos de la fortuna también hay algunas cosas que no puede comprar.

Es justamente en su afán por ayudar a los seres humanos que decide buscar métodos alternativos para lograr su bienestar, por eso es que utiliza a los ayakashi, que busca y prueba en sí mismo métodos mas liberales y por eso muere con tanta frecuencia a causa de la corrupción con la que le punzan incesantemente. Sin embargo a diferencia de bishamonten que no desea reencarnarse, a Ebisu la muerte y reencarnación no le molesta porque no son más que un medio para llegar a su objetivo.

Y en el lado opuesto tenemos a Yato, quien al ser un dios menor no puede permitirse el lujo de morir, teniendo en muy alta estima su vida casi como si fuera un humano. Es por eso que aunque Ebisu si que quiere conocer a Yato e incluso compartir un Nora, Yato siente total desprecio hacia el. Esto propicia que la relación entre ambos sea muy interesante y el hecho de que pasen un tiempo juntos en un sitio tan oscuro como en el que se encuentran da pie a que se conozcan más.


Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka
Y finalmente hagamos un repaso a la evolución del resto de personajes protagonistas. 

Hiyori en particular ha avanzado mucho en este tiempo en el que ha estado separada de los dioses y los shinkis, su vida de estudiante poco a poco va siendo más fructífera y nuevas relaciones personales le han ido apareciendo a lo largo de su camino, sin embargo lo que más prevalece es el miedo de que, como mera mortal, algún día pueda olvidarse de Yato.

En cuanto a Yukine su progreso es el más notable al haber estado todo este tiempo centrado en más enseñanzas de Kazuma. Su fuerza ya no solamente algo inherente a su carácter si no que como recipiente divino ha decidido hacerse más fuerte para poder seguir ayudando a Yato cuando vuelva. Porque pese a todo, Yukine sabe que volverá por mucho que ahora este con Nora.

Reseña de "Noragami #8" de Adachitoka

Arte:
Reseña de "Noragami #8" de AdachitokaEn el apartado artístico quizás este volumen es el que se luce menos al no contar con grandes batallas ni luchas llamativas. Por suerte Noragami es mucho más que eso y en esta ocasión el dúo de dibujantes ha decidido centrarse más en los primeros planos donde los rostros de los personajes se llevan todos los elogios.

Personalmente cabe destacar las escenas con más sentimiento, como el momento en el que Yato es consciente del tiempo que lleva sin contactar con Yukine, o cuándo Hiyori vuelve a encontrarse con el shinki adolescente siendo consciente de que casi los llega a olvidar.

El único detalle que no me ha terminado de gustar son las escenas imaginadas por los compañeros de béisbol en las que la pobre Hiyori aparece en una actitud demasiado sexual. Si bien es una viñeta sin demasiada relevancia pero me ha parecido innecesaria.


Conclusión:
En definitiva, este volúmen no tendrá grandes batallas, pero se avecina un gran desenlace en el que muchos personajes se van a ver involucrados. Tanto dioses mayores como menores están metidos en serios problemas y me muero de ganas de ver como salen de esta.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...