Manga: Reseña de "Dimension W" vols.1 y 2 de Yūji Iwahara [Norma Editorial]

Aquí estamos un día mas con una nueva review de manga y en esta ocasión empezando una nueva serie, Dimension W, obra de Yūji Iwahara y que nos trae Norma Editorial con un económico formato que une los dos primeros números de los que hacemos review en esta ocasión.

Dimension WDimension W

Puede que a alguno de vosotros os suene este nombre ya que recibió una adaptación anime que se estrenó el 10 de enero de 2016. Este anime de corte seinen estuvo producido por Orange y Studio 3Hz, y dirigido por Kanta Kamei con Shôtarô Suga actuando como organizador de la serie y Tokuyuki Matsutake como diseñador de personajes. La serie se emitió en varias cadenas como Tokio MX y KBS Kyoto de forma simultánea con un doblaje de difusión por Funimation, y además recibió el pasado 21 de marzo de 2016 un nuevo episodio OVA que se lanzó meses después en formato Blue-Ray.

En cuanto al manga como tal este ha sido realizado por Yūji Iwahara y comenzó a publicarse en la revista de Square Enix Young Gangan el 16 de septiembre de 2011, aunque el 20 de noviembre de 2015 pasó a la Square Gangan, revista mensual también de Square Enix. La serie por ahora se ha recopilado en diez volúmenes tankōbon de los cuales por ahora tenemos dos editados por Norma en nuestras manos.

Dimension W

Edición:
En cuanto a la edición del manga que nos presenta Norma Editorial esta se merece un punto aparte por lo cuidada que es. En su interior encontramos 7 o 8 capítulos por tomo, siendo un total de 200 páginas en el primer volumen y 192 en el segundo además de las siempre presentes páginas a color las cuales suelen ir decoradas con una ilustración.

Si bien el formato básico es un rústica con solapas de 13 x 18,2cm, la gracia está en que algunas de las zonas han sido realizadas en relieve y además cuentan con tinta fosforescente por lo que absorben la luz y al apagar esta, brillan en la oscuridad. Este curioso detalle que se puede diferenciar en la portada gracias al mencionado efecto relieve, también se encuentra en el lomo de los mangas.

Lo mejor de todo es que pese a estas innovaciones y pequeños detalles, el precio por tomo sigue siendo de 8€, una gozada. Y mas aún si el pack de lanzamiento de Norma Editorial incluye los dos primeros tomos y cuesta 15€. Es difícil resistirse

Dimension W

Dimensión W #1 y #2:
Dimension W
Nos encontramos en el año 2072 y la humanidad a logrado solventar los problemas energéticos gracias a Nikola Tesla, creador de una red de inductores de campo eléctrico de dimensión tridimensional llamados "bobinas" que extraen energía de una fuente aparentemente infinita. Esa fuente es la dimensión W, un cuarto plano que existe más allá de las dimensiones X, Y y Z y del que la compañía New Tesla, propiedad del señor Yurizaki, es la responsable de extraerla

Sin embargo en el mundo también existen las bobinas "ilegales", piratas y no oficiales que utilizan los criminales aprovechando la energía infinita para truculentos fines. Encontrar a esta gente y recolectar las bobinas piratas es el trabajo de Kyoma, un recolector que trabaja para Mary quien le paga con gasolina y dinero, y es que Kyoma el protagonista de esta historia es un antibobinas quien vive en un garaje alejándose todo lo posible de la electricidad generada por estos aparatos.

Dimension W

Un día, cuando Kyoma sale en una de sus misiones para recoplectar las bobinas piratas de un par de hermanos criminales se encuentra que estos han secuestrado a una niña y cuándo entra nuestro protagonista en escena la utilizan como rehén sin mucho éxito, ya que a Kyoma ni le va ni le viene. Lo que nadie esperaba es
Dimension W
que la chica se defendiera arrojando un sofá a su atacante y revelando que aunque no lo parezca, es un robot que funciona gracias a una bobina. Tras noquear a los criminales la chica se enfrenta a nuestro protagonista y enfadada le planta una hostia que le deja en el suelo y se marcha con las bobinas.

Más tarde cuando Kyoma se despierta sale corriendo detrás de la chica aunque al alcanzarla esta dice querer solamente las bobinas para su padre. No tardaremos en averiguar que su padre es el mismo señor Yurizaki, quien llevaba tiempo desaparecido al ser el único superviviente de una masacre que se llevó a su familia. Ahora este mismo hombre está siendo buscado por la Policía y al encontrarle y negarse a volver a New Tesla activa un dispositivo que quema todas las bobinas cercanas antes de desaparecer en un pilar de luz verde. Esto afecta también a la niña robot que cae inconsciente en el suelo.

Sin demasiada seguridad Kyoma decide llevarse a la chica robot y espera que su jefa Mary la arregle, pero cuando esta despierta lo que pide es que la dejen convertirse en una recolectora. Ante la sorpresa de Kyoma, Mary acepta la petición de Mira, que así se llama la robot, enviándola a vivir junto a nuestro protagonista.

Dimension W

Dimension WNo tardarán mucho en ir a su primera misión que será la de recolectar las bobinas piratas que utiliza un famoso ladrón llamado Loser, quien cuenta con la peculiaridad de que aunque nunca llega a robar nada, utiliza las bobinas para grabar todo cuál shows. 

Así pues mientras Mira busca las bobinas, Kyoma se infiltra en el Museo donde se realizará el robo, conociendo allí a Loser, quien le revelará que además además de conocerlo de antes, ante lo que Kyoma se sorprende, le explicada su verdadero objetivo.

Este es conseguir una bobina especial, una Número que se esconde en una pieza del Museo, aunque cuando Loser llegue a alcanzarla el dueño de las instalaciones les atacará con un par de chicas robóticas con bobinas ilegales y creará, sin el quererlo, un mal funcionamiento  en las bobinas piratas y un colapso dimensional, que concluirá con la clonación de su cuerpo y el de las robots que se fusionaran resultando en un desorden grotesco y retorcido.

Dimension W

Dimension WPero no todo es malo, Mira logrará recolectar las bobinas ilegales que Loser utilizaba para grabar el espectáculo, por lo que Mary, contenta con el resultado le pagará generosamente. Con esa montaña de dinero Kyoma le comprará a Mira un remolque, apararcandolo en el patio del desguace donde viven para que la chica robot lo pueda utilizar de casa, y mientras Mira lo decora aparecerán unos niños que jugando con unos coches provocarán un derrumbe haciendo que sus vidas peligren. Mira al verlo correrá a socorrer pero aunque estos salgan ilesos, Mira terminará decapitada.

Por suerte como Mira es un robot los mecánicos de Mary la podrán arreglar pero entonces empezará un nuevo problema, porque esos niños pueden ser expulsados de su colegio por haberse salido del camino al ir al desguace, porque ese derrumbe realmente no había sido natural si no provocado, y porque Kyoma ha empezado a investigar que son esas bobinas, como se relacionan con Loser y porqué todo se relaciona con el.

Dimension W

Crítica:
Dimension W
Dimensión W es justo todo lo que esperábamos después de ver el anime. Una historia retro-futurista con Tesla en su epicentro y un montón de androides a su alrededor. Así pues el argumento resulta realmente interesante tanto para quiénes se hayan visto el anime como para aquellos que empiecen ahora con este universo de bolsillo.

Una de las claves para triunfar ha sido el incorporar en la historia dos personajes muy diferentes entre sí, Kyoma y Mira, ambos tienen el mismo objetivo que es buscar las bobinas piratas, pero a diferencia de en muchas otras historias aquí es la mujer quien va en busca del objetivo real mientras que el protagonista masculino solamente se mueve por la remuneración que conseguirá después.
Por suerte el misterio tras las bobina pirata llama la atención y mucho a Kyoma por algo que parece recordar, así que no tarda en ir en la misma dirección que Mira.


Otro de los puntos fuertes que encontramos aquí es que todo el argumento gira entorno al desarrollo producido por el inventor Tesla, un personaje real que actualmente está muy de moda en todo lo referente a vehículos eléctricos. Si bien
Dimension W
en la realidad no ha logrado demasiado éxito al tener algunos problemas con sus propios vehículos y menos éxito aún al morir en un accidente mientras conducía uno de sus coches, el nombre de Tesla está en boca de todos.

Sin embargo este detalle ayuda a que el argumento más fantástico del manga nos parezca cercano y curioso, porque quién sabe, quizás se empieza con coches eléctricos y se acaba con bobinas de electricidad infinita y más ahora que la compañía sigue en activo y buscando expandir sus fronteras.

Finalmente comentar que la adaptación manga/anime ha estado realmente bien realizada con escenas calcadas y todo muy bien orquestado. Resulta una gozada poder encontrar un manga con una temática que mezcla ciencia ficción y actualidad de una forma tan interesante como esta y que además cuenta con una buena adaptación anime como la que se le realizó.

Si bien, aunque el anime era muy bueno, el manga tiene más encanto al contar con algunas escenas extras, pequeñas ya que apenas son de una viñeta, pero muy divertidas y que le añaden un punto extra de valor al volumen que tenemos entre manos.

Dimension W

Arte:
En el apartado artístico encontramos importantes puntos fuertes que hacen de esta serie una delicia y con los que sólo se puede alabar la increíble labor de Yûji Iwahara.

Dimension W
Por un lado están los diseños de personajes muy diferenciados entre sí y que realzan aún más las personalidades de estos, como por ejemplo el estilo tradicional de Kyoma, quien aún utiliza coches de gasolina y es totalmente independiente de las bobinas. Mientras que en el lado opuesto está Mira, cuyo vestuario es divertido y colorido como ella misma, escondiendo con la ropa los elementos que más la caracterizan como robot: la cola y las "antenas". Aunque lo que ella no puede esconder son sus ojos con las pupilas como engranajes.

Entre estos dos estilos encontramos todo tipo de personajes con diseños también muy variados entre los que destacan el personaje de Loser el ladrón y de Mary la jefa de Kyoma.

Pero no sólo en los personajes está el encanto de este manga, sus fondos, paisajes y escenarios son simplemente sublimes, muy detallados pero sin llegar a exceder visualmente, simplemente perfectos. Y que decir de las escenas de acción, la pequeña batalla en el museo cuenta con una coreografía visual muy entretenida sin ser nada pesada o confusa. Se nota que el autor de este manga trata con cariño su obra y se puede parar a analizar cada viñeta y descubrir en ella pequeñas obras de arte.

Dimension W

Conclusión: 
Un inicio inmejorable el de esta serie manga, que llega con dos tomos en su primera publicación sorprendiendo al lector con un mundo de ciencia ficción bastante realista.

En apenas dos volúmenes nos han presentado a los protagonistas, hemos podido conocer el mundo que les rodea y nos han dejado con ganas de saber más sobre las bobinas y sobre el misterioso pasado y sorprendente futuro que les espera a estos personajes. Ahora sólo queda esperar para que el ritmo de publicación pueda saciar nuestras ganas de conocer más sobre la historia de Mira y Kyoma.


Publicar un comentario

No te pierdas...

No te pierdas...
Madrid Otaku: 17 y 18 de junio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...