Wargames: Review de las nuevas miniatura de Plaga de [Kromlech]; "Araneaeman", "Chimney", "Putrid Snail Beast" y "Zg'orzel".

Zg'orzel, The Morbid Herald
Hoy regresamos a la linea de demonios de Kromlech, una empresa independiente de Polonia dedicada al modelismo y la venta de miniaturas y componentes de conversión para escala 28mm, con más de sus piezas de conversión para vuestras miniaturas.

El análisis de hoy se centrará en varias de sus miniaturas completas, en este caso las aberraciones Morbid Beast "Chimney"Morbid Beast Araneaeman, Putrid Snail BeastZg'orzel, The Morbid Herald, unos monstruos más que indicados para ser utilizado como engendros o bestias del caos en vuestros ejércitos a escala 28mm.

Los componentes requieren de montaje y pintado. Al estar casteados en resina, recomendamos lavar cuidadosamente con jabón todas las piezas antes de empezar a trabajar con ellas. Así mismo, sugerimos el uso de pinturas acrílicas para esta tarea.

Para su ensamblaje utilizaremos los nuevos productos de hobby de Kromlech Super Glue - Normal y Thick, siendo ambos dos pegamentos para resina, metal y plástico con 20 gramos de Cyanoacrylate, y estando el segundo enfocado a pegar puntos especialmente complicados que necesitan algo de material en ellos.

Morbid Beast "Chimney"
Empezaremos nuestros análisis por el añadido más reciente al catálogo de Kromlech en lo que a monstruos asquerosetes se refiere. Nuestro monstruo sin cabeza nos llega en un único bloque de resina, por lo que no existe ningún montaje del mismo, más allá de pegarlo sobre su peana redonda de 60mm (incluida).


Con esto el análisis se simplifica en únicamente repasar el alucinante trabajo de escultura con el que nos llega esta miniatura realizada por Robert Kurek. Como se aprecia en las fotografías que le hemos tomado, el trabajo es más que elaborado; no solo la piel desgarrada parece transparentarse para permitirnos notar los músculos, carne y grasa que hay bajo ellos, si no que las partes agrietadas dejan  ala vista toda clase de carne podrida, pústulas y masa virulenta que se encuentra bajo la misma.

Sumándose a los brotes que plagan su cuerpo, encontramos varias chimeneas con aspecto de hongo infecto que surgen del lugar dónde debería emerger una cabeza; escapes enfermizos de plaga dispuestos a infectar a sus enemigos.

Sin duda toda una obra de arte de lo repulsivo ¡ojito a la galería!



Morbid Beast Araneaeman
El siguiente miembro de la familia de plaga que nos llega en Araneaeman, una bestia que da bastante tiricia y que se asemeja lejanamente a un arácnido... aunque si nos cruzamos en casa con una araña así, sería mejor huir en dirección contraria.
Una vez más saliendo de la habilidad para la escultura de Robert Kurek, esta miniatura se divide en su cuerpo principal, sus cuatro patas y su cabeza, todo listo para ensamblarse sobre una peana de 60mm redonda.


Después de limpiar a nuestro horrible engendro de todas las impurezas del molde, como siempre utilizando en el proceso herramientas de modelismo, pasamos a montar sus patas y su cabeza, cada una de ellas en el hueco pertinente.
Por supuesto, hay que prestar especial atención a que patas van en cada lado, para lo cual vuestra mejor arma es el sentido común.


Una vez montado podemos observar que el trabajo más elaborado se encuentra en su trasero. Sin lugar a duda nos encontramos ante la Kardashian de las bestias del dios de la plaga, una bestia con un culo gigante repleto de pústulas que produce una repugnancia dificilmente imitable. ¡Observad!



Putrid Snail Beast
La siguiente miniatura es la que a nosotros más nos impresiona. Esta bestia horripilante con matices de caracol llega en un gigantesco bloque de resina que le sirve como eje central, al que deberemos montarle un total de nueve extremidades. A la miniatura le acompaña una peana de 60mm redonda con un simulacro escénico de arenilla.
Como siempre, primero limpiaremos todas las piezas de las sobras del molde, y a continuación pasaremos a montar las extremidades una a una.


El primer brazo que remarcaremos es el frontal derecho, que porta una pierna humana lista para ser devorada. Solo con esto, el monstruo gana mucha tridimensionalidad y, además, nos permite hacernos una idea de su gigantesco tamaño.
La pieza se monta sobre un anclaje cúbico con un poco de pegamento, por lo que el error tiene un margen bastante pequeño.


El proceso que sigue es el de montar las otras extremidades una a una en sus respectivos lugares, marcados en los laterales de nuestro caracol con unas oquedades predispuestas para que peguemos en su interior las juntas esféricas de los brazos, permitiéndonos un margen para ponerlas en la posición que más gustemos.


Tras poner las extremidades en su correspondiente lugar y ensamblar sus cuernos arboreos, ya tenemos listo nuestro monstruo de la disformidad. Es difícil expresar lo maravillosamente grotesco que es este engendro de Satán y el buen de su escultor Robert Kurek.

Para empezar esta bestia ciclopea ya en un primer plano deja ver varias capas de encías, cada una con una dentadura tan asquerosa como difereciada; un trabajo de profundidad loable del que pocas compañías son capaces.

Sin duda, la inmensa boca de nuestro monstruo es lo más destacable, pero no hay que menospreciar la movilidad que le otorgan sus pares de brazos y lo bien representado que está su cuerpo de babosa putrefacta... ¡Observad!




Zg'orzel, The Morbid Herald
La última miniatura a la que le echaremos un vistazo hoy es al heraldo de la podredumbre Zg'orzel, un individuo muy simpático que ha sacado a pasear a su precioso perro por el campo de batalla.
Bromas aparte, nos encontramos ante una escultura en este caso de Filin, quién proporciona a la linea de Kromlech un agente que ya en su escultura deja ver lo despreciable que es.
Como se puede ver en la imagen inferior, además de la peana redonda de 40mm, nuestra minaitura consta de su cuerpo principal, un brazo derecho que empuña una guadaña, su cabeza finalmente su mascota / gusano dividido en su cuerpo y su boca.


El montaje del heraldo es sencillo e intuitivo, como Kromlech nos tiene acostumbrados. Como es habitual, con unas gotas de pegamento de contacto y situando las piezas en sus encajes en el cuello y hombro, pronto tenemos a Zg'orzel en toda su apestosa gloria.


En cuanto a su perro / babosa, el montaje no podría ser más escueto: tras colocar sus fauces en su lugar, lo único que resta es montar la mano del heraldo sobre la muñeca izquierda.


Con la miniatura ya completa, podemos observarla lista para desplegarse sobre el tablero, con su arma en una mano y su pequeña bestia frente a él, con sus terribles fauces insectoides de par en par.
En general la miniatura tiene una apariencia de mendigo que encaja a la perfección con el dios de la plaga, vestido con unos harapos que dejan ver vendas y trozos de carne desfigurada, entre las que destaca su rostro.
La miniatura está tan cargada de detalles como sus compañeras, aunque esta nos despierta cierta simpatía por esa mosca sobre su hombro, un detalle más que la convierte en magnífica.
¡Observad!



Recordad que podéis adquirir todos estos componentes en la tienda de Kromlech.
Para terminar, os dejamos con una fotografía conjunta de esta fantástica selección de miniaturas orcas, ¡para que veáis cuanto lucen!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...