Cómics: Reseña de "Un Futuro sin Nubes" de Fabien Vehlman, Bruno Gazzotti y Ralph Meyer [Dibbuks].

Un Futuro sin Nubes
Hoy volvemos con la review de una nueva BD que nos trae la editorial Dibbuks. En esta ocasión se trata de un álbum el cual ha llegado bastante en llegar a nuestras librerías, ya que originalmente se publicó en Francia allá en el 2001, pero que gracias a esta editorial por fin lo poder conseguir en nuestro idioma. 
Su título es Un Futuro sin nubes, obra realizada por el guionista Fabien Vehlmann y el dúo de dibujantes Bruno Gazzotti y Ralph Meyer.

Sus creadores han decidido salirse del género literario habitual creando este curioso volumen centrado en la metaficción como eje central donde el protagonista intenta cambiar el mundo de formas de lo más curiosas.
Mezclando la literatura y la ciencia ficción nos encontramos con uno de los primeros trabajos de este guionista que desde luego apuntaba maneras gracias a este sorprendente trabajo.
La edición que tenemos en nuestras manos mantiene el mismo aspecto que la original francesa con apenas unos leves cambios. Su formato es de cartoné con las 72 páginas que lo integran a todo color y con un tamaño de 24 x 32 cm más que respetable. Su precio, unos escasos 16€ que lo hacen realmente asequible al lector.

Un Futuro sin Nubes

Autores:
Un Futuro sin NubesVehlmann, Fabien: Guionista que tras su paso por la revista Spirou creó Green Manor junto al dibujante Denis Bodart, a quien conoció en la misma revista. Sus siguientes trabajos fueron la serie humorística-filosófica Samedi et Dimanche, dibujada por Gwen, El marqués de Anaon, de tono mucho más siniestro, con el dibujante Mathieu Bonhomme, y la serie Solos para todos los públicos.

Meyer, Ralph: Influenciado por la obra de Giraud/Moebius estudió ilustración en Bélgica donde conocería al guionista Tome, que le propuso realizar una historia negra dando pie a que un año más tarde apareciera el primer volumen de la trilogía Balada asesina. Mientas tanto nacería el álbum Un futuro sin nubes, que codibujaría con su amigo Bruno Gazzotti bajo el guión de Fabien Vehlmann.

Gazzotti, Bruno: Dibujante que comenzó una carrera de Bellas Artes que no acabaría. Se plantó en la revista Spirou con solamente su portafolio pero acabó contratado por los estudios Tome et Janry donde colaboró en los tomos del Pequeño Spirou. Junto con el guionista Tome crea su obra magna, Soda, para pasar después a su primera colaboración con Fabien, Un Futuro sin Nubes, y posteriormente perfeccionando su estilo crean juntos la exitosa saga Solos.

Un Futuro sin Nubes

Argumento:
Un Futuro sin Nubes¿Qué pasaría si la humanidad se hubiera acomodado tanto que el confort tecnológico fuera el pan de cada día? Prótesis mecánicas, órganos sintéticos o la optimización de las aptitudes físicas y mentales serían lo habitual y nadie se extrañaría si a todos los bebes del mundo nada más nacer se les implantaran chips orgánicos para mejorar su calidad de vida. Todo el mundo sería feliz y viviría en una perfecta utopía si no fuera porque este chip tiene tantas buenas cosas como malas. La primera, la cláusula neuronal que impide perjudicar a su creador, F.G. Wilson.

Este hombre que, aunque cuenta con 115 años se mantiene sin una sola arruga es el creador de estos chips, un empresario dueño de Technolab que se ha apoderado del mundo como quien le quita el acaramelo a un niño, sin que este sea consciente de ello. Ahora Wilson es el dueño del mundo, nadie puede tocarle ni hacerle mal y mientras sigue expandiendo su imperio aquellos que quieren hacer el bien solo pueden mirarlo desde lejos. Sin embargo, eso no es lo que piensa el protagonista de esta historia, Nolan Ska.

Este científico, cansado de la tiranía de Wilson plantea acabar con su reinado de una forma de lo más inusual, cambiando el pasado. Para ello viajará en el tiempo hasta el momento antes de que Wilson decida comenzar a trabajar para la gran multinacional y cambiar el curso de la historia, ya que este empresario de joven siempre soñó con ser escritor. 
Un Futuro sin Nubes

Lamentablemente antes de encaminarse hacia la literatura le robaron su manuscrito truncando con ello sus sueños. Por suerte para el joven Wilson, Nolan Ska no permitirá que esto suceda y tras salvar el aparentemente maravilloso futuro literato del que espera ya no se convierta en el empresario del futuro se da cuenta de un dato que no conocía, en realidad el manuscrito de este joven es más bien mediocre.

Pero no por ello Nolan Ska va a tirar la toalla, claro que no se va a rendir, trabajará a su lado, en las sombras, cual negro de Wilson, para escribir por él las mejores historias de ciencia ficción inspiradas, curiosamente, en ese futuro que está por llegar, apartando así a Wilson del camino oscuro que le espera con la esperanza de que el futuro sea un lugar mejor.

Estas historias, que bailan ágilmente entre la crítica y la comedia, convertirán a Wilson en un escritor de renombre que no ha escrito nada bueno en su vida, y a Nolan en un mártir que llenará las páginas de historias tan variopintas como el dopaje en los juegos olímpicos, las prisiones y sus torturas con telenovelas, los cocodrilos en las alcantarillas o las naves en el espacio sin tripulantes.

Un Futuro sin Nubes

Características:
Quizás uno de los elementos más llamativos de este volumen es su “estructura”, al no contar con un eje natural si no que cuenta con una serie de historias cortas que se entrelazan con ese eje temporal en el que Nolan Ska permanece atrapado bajo su propia cuenta y riesgo.

Recordándome a la conocida serie “The Twilight Zone”, la cual algunos conoceremos como “la dimensió desconeguda”, Fabien Vehlmann nos presenta un curioso juego para la mente en forma de cuentos auto conclusivos, que al igual que la mencionada serie tienen un eje en común, los cuales son relatados siempre con cierta dosis de ciencia ficción, humor negro e incluso en algún caso algo de terror, para que el lector no solo disfrute si no también recapacite sobre diferentes temas de la sociedad.

Un Futuro sin Nubes

¿Y es que acaso este malévolo personaje del que apenas conocemos el nombre, F.G. Willson no se parece curiosamente a otros personajes conocidos mundialmente por hacer algo similar? Steve Jobs, Mark Zuckerberg o el mismo Bill Gates puede que no hayan intentado dominar el mundo como Pinky
Un Futuro sin Nubes
y Cerebro, pero desde luego han integrado unas mejoras en la sociedad de las que es muy difícil desprenderse, casi podríamos decir que imposible.

Pero Vehlmann no cae en las comparaciones y aunque nosotros, los avispados lectores, hayamos caído rápidamente en esta comparación, el decide avanzar un paso más allá y tocar varios temas de lo más actuales en los cuales Technolab permanece involucrado. Realmente todos ellos resultan interesantes y aunque nos sintamos más o menos identificados con unos que con otros, todos resultan parte de nuestro día.

Sin embargo, si tengo que destacar uno en concreto ese será El método 100%. Recordándome el capítulo de una serie británica también episódica, Black Mirror, en els que los humanos permanecían de una forma similar, encerrados en celdas con un solo objetivo, obtener puntos o ver el siguiente capítulo en el caso de este cómic. Una forma como otra de mostrar un mismo mensaje, la televisión sirve para informar, pero también para entretener hasta el nivel de idiotizar a aquellos que se creen todo lo que la caja tonta les cuenta.

Un Futuro sin Nubes
Eso sí, no debemos olvidarnos que por mucho que las historias sean fragmentadas y auto conclusivas, todas ellas tienen lugar en la mente de un mismo personaje el cual sí que cuenta con un desarrollo a lo largo de la historia. 

Y es que es gracias a este personaje que Fabien Vehlmann consigue hilar también este volumen, contando historias originales y divertidas a la par que críticas. Todo ello con un ritmo de lo más agradable de leer, sin sentir pesadez o aburrimiento, más bien todo lo contrario.


Arte:
Un Futuro sin Nubes
Finalmente hablemos del conjunto como tal, del increíble apartado gráfico realizado por los dibujantes Ralph Meyer y Bruno Gazzotti, quienes han dotado de personalidad propia este guion tan bueno.

Curiosamente en este volumen el dibujo queda repartido entre los dos de una forma muy delimitada, cada uno de ellos se encarga de una tarea por separado, así si en una historia uno dibuja, el otro entinta y este curioso sistema se mantiene en cada una de las historias. Podría parecer extraño o incomodo a la vista esta separación tan poco habitual, pero la verdad es que una vez con el volumen en las manos es realmente difícil diferenciar el arte de uno y del otro. 

Estos dos dibujantes han llegado a compaginarse de una forma realmente maravillosa, sus personajes tienen los mismos gestos, el mismo estilo de dibujo e incluso en sus sombreados y tramas mantienen la cohesión creando un todo artísticamente impecable.

Como dato interesante me han encantado las publicidades al más puro estilo Segunda Guerra Mundial en las que Technloab promociona sus servicios y las cuales sirven de prologo visual para la siguiente historia corta. Adorables a la par que divertidas.

Un Futuro sin Nubes

En conclusión, un volumen digno de leer. Su argumento es novedoso incluso dentro del marco de la ciencia ficción donde casi todo está inventado, la forma de narrarlo es ligera, divertida y muy muy amena, haciendo que el tiempo pase rápidamente mientras lo lees y ni seas consciente de ello, además sus dibujos son perfectos, sus personajes muy divertidos y todo tiene ese regusto ácido que sacará más de una sonrisa a aquellos que consigan uno de estos ejemplares.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...